El Xesús San Luis Romero es uno de los colegios del casco urbano de Carballo –junto con A Cristina– cuyo entorno tiene graves carencias urbanísticas. A nivel de superficie, en todas las calles que rodean al centro educativo prácticamente no hay aceras –más allá de la que está en la entrada del edificio o las que hay en algún tramo de la calle Cemintero Vello– lo que hace que todos los días escolares y padres deben llegar al centro caminando por la calzada, con los importantes problemas de seguridad vial que eso supone en una zona que, además, concentra ya varios servicios administrativos en el Fórum Carballo con lo que se intensificará el tráfico rodado y de personas por el ámbito.

Las carencias también están bajo tierra. En el entorno del centro, que lo forman las calles Saturnino Cuiñas, Cemintero Vello, Xesús San Luis Romero y Fotógrafo Xosé Vidal, no hay servicios básicos y las únicas redes existentes son las que acometen puntualmente al colegio. En algunas de las calles, como la Xesús San Luis Romero, no hay ni alumbrado público, y todo el ámbito carece de los servicios de gas y de telecomunicaciones.

El proyecto del Concello de Carballo se hará realidad en 2017 ya que aún está en contratación

Para paliar estas importantes deficiencias, el próximo año el Concello de Carballo ejecutará un proyecto de reurbanización que dotará de aceras a parte de la zona y servicios de abastecimiento y saneamiento que servirán a las edificaciones que se pretendan construir en las parcelas edificables que rodean al colegio, estando una de ellas destinada a viviendas de protección oficial de la Xunta de Galicia.

Actualmente el proyecto está en licitación. A finales de noviembre acabó el plazo para presentar las ofertas y ahora se deberá convocar la primera mesa de contratación para empezar con el proceso de adjudicación.

Proyecto

La actuación en superficie se limitará a los frentes norte y sur del colegio, es decir, en las calles Xesús San Luis Romero y Fotógrafo Xosé Vidal. En estos viales se ejecutarán aceras y zona de aparcamiento con cespeado portante, como la ejecutada en la zona escolar del barrio de O Chorís. En ambos frentes del colegio se creará una banda verde pegada al muro de cierre en la que se plantará alguna especie vegetal que disminuya la dureza visual de ese elemento de cierre. También se prevé plantar árboles intercalados entre las plazas de aparcamiento.

Asimismo, para estas dos calles se proyectan “plataforma a nivel y de dirección única a fin de priorizar al máximo la circulación peatonal y facilitar la accesibilidad de las personas con movilidad reducida”, según se indica en el proyecto redactado por el arquitecto José Carlos Seoane.

En la calle Saturnino Cuiñas tan solo se instalan los servicios urbanísticos –al igual que en las anteriores– y no se actuará en superficie ya que el Concello ha decidido dejar esta actuación para una fase posterior en la que se empiecen a construir los edificios. En toda la zona está previsto colocar las canalizaciones para de telefonía, “R” y gas.