El gobierno de Ponteceso está a punto de saltar por los aires y el único que puede impedirlo es el PSOE. La Agrupación Pondaliana Independiente (APIN) decidió a última hora de ayer salir del gobierno municipal dejando al alcalde socialista Lois García Carballido en minoría en la corporación. La decisión prácticamente es definitiva y lo único que podría cambiarla es que la agrupación socialista de Ponteceso mueva ficha y convoque a sus socios de gobierno a una reunión en la que se negocien de nuevo las condiciones del pacto de gobierno firmado en 2015.

Los independientes ponen la pelota en el tejado de los socialistas, pero no del alcalde. El hasta ahora teniente de alcalde, José Manuel Pose, asegura que “no nos valen las promesas del alcalde porque ya gastó todos sus cartuchos”. Por eso quieren que sea el PSOE local –y no García Carballido– el que los convoque a una reunión por iniciativa propia “y pongamos todas las cartas sobre la mesa, debatamos y lleguemos a un nuevo acuerdo”.

APIN dará una semana a los socialistas para que convoquen la reunión y si no lo hacen o no llegan a un acuerdo “saldremos del gobierno”, declara. El concejal independiente aclara que no pretenden que García Carballido deje de ser alcalde, pero sí “que el PSOE le diga cómo tiene que hacer las cosas”.

“Prepotencia”

Critica que en muchas ocasiones la actitud del regidor local es de “prepotencia”, tratando de imponer unilateralmente decisiones que debe tomarlas todo el gobierno. Por eso desde APIN le exigen “humildad”, sobre todo porque García Carballido no gobierna en solitario.

Dan una semana a los socialistas para mover ficha, si no oficializarán la ruptura del gobierno de Ponteceso

 

“Si tuviera mayoría absoluta su actitud sería un problema interno del partido”, pero no es el caso, recuerda. Las desavenencias entre APIN y Lois García Carballido no son nuevas “pero hasta ahora las habíamos mantenido como una cuestión interna del grupo de gobierno de Ponteceso”, explica Pose Verdes. Sin embargo, los independientes no aguantan más y “llega un momento en el que no podemos seguir”, sentencia.

Entre las actitudes del primer edil que los ha llevado a tomar la decisión de romper el tripartito, Pose pone algunos ejemplos. Uno de ellos es que se convoquen plenos urgentes de la noche a la mañana sin que se pueda contar con documentación o la información precisa. “Es verdad que durante mucho tiempo estuvimos sin secretario ni interventor y que hay cosas urgentes que sacar adelante, pero no podemos hacer la misma política del anterior alcalde.

Menciona también el concejal el caso del nombramiento del nuevo aparejador tras la jubilación del anterior. Al respecto, dice Pose que el que el alcalde “quiso imponer a una persona” sin seguir el correspondiente proceso selectivo. Tras la decisión que dio a conocer APIN anoche este medio intentó conocer la posición de García Carballido sin obtener respuesta por su parte.