El arreglo del escenario del Pazo da Cultura de Carballo quedará para el próximo año. Aunque con la adjudicación del contrato ya hecha (desde finales de julio), el mismo todavía no se ha formalizado y una vez pasado el verano y con toda la programación cultural del otoño y del invierno a la vuelta de la esquina, no quedará otro opción que dejar la obra de acondicionamiento para algún momento después de Navidad, señala el concejal de Cultura, Marcos Trigo.

Las obras serán cortas; durarán un mes. Pero lo cierto es que encontrar un mes –fuera del verano– en el que no haya actividad en el auditorio del Pazo da Cultura, es complicado. Podría ser justo después de Navidad y antes de empezar con la programación de los Venres Culturais, pero todavía no se ha concretado.

El contrato de obra del escenario del Pazo da Cultura está adjudicado desde finales de julio, pero aún el Concello carballés no lo ha formalizado

Los trabajos para reparar los daños causados por la inundación del auditorio de marzo del pasado año son, en su mayor parte, de carpintería. El agua que inundó el sótano causó que la madera del escenario del Pazo da Cultura se deteriorara, levantándose, y dañó las puertas que comunican el escenario con la zona de camerinos.

A mayores, se levantó la tarima de madera situada delante de las dos primeras filas del patio de  butacas del auditorio. Por eso, las obras consistirán en retirar la tarima de madera que recubre el escenario, así como la frontal y la situada en las cinco primeras filas del graderío.

También se cambiará la madera de toda la escalera central y las puertas laterales que comunican el escenario con los camerinos. Otra parte de la actuación afectará a la instalación eléctrica, que consistirá, básicamente, en la sustitución de las balizas de señalización del recorrido de evacuación situadas en las primeras tres filas de butacas, que dejaron de funcionar al quedar anegadas.

Accesibilidad

En el Pazo da Cultura también está pendiente el inicio de las obras de mejora de la accesibilidad. La ejecución del contrato lleva esperando casi ocho meses (se formalizó el 5 de enero), pero aún no hay fecha para que comiencen. Al respecto, explicó ayer el concejal de Obras, Lois Lamas: “Os traballos deben de estar por comezar, pero non podo dicir data”.  Apunta a que el retraso se debe a que la plataforma elevadora se fabrican ahora bajo demanda, por lo que no están disponibles en cualquier momento.

Esta plataforma se instalará en las escaleras exteriores que dan acceso a la zona de la cafetería para permitir el acceso a las personas con movilidad reducida. Para esto último se abrirá una nueva puerta desde la terraza trasera, lo que lleva consigo la construcción de una pequeña rampa y plataforma posterior que permita salvar la diferencia de nivel.