La asociación As Eiroas, que aglutina a los propietarios de la primera fase del polígono industrial de Bértoa, espera que el próximo año se pueda concretar la unión en una única comunidad a las empresas de ambas fases del parque. Es algo en lo que llevan trabajando más de tres años y que, en palabras del secretario de la entidad, Juan Fernández “no se debería retrasar más”.

Cuando plantearon esta iniciativa apenas había cuatro empresas en la segunda fase promovida por Xestión do Solo de Galicia, pero ahora la actividad de construcción de naves es frenética gracias a las política de bonificaciones en los precios de las parcelas puestos en marcha por Xestur. Solo entre 2015 y 2017 se han adjudicado más de 60 parcelas en la segunda fase, algunas naves ya están construidas, otras están en construcción y otras empresas están tramitando las licencias municipales.

En otoño la asociación de propietarios As Eiroas retomará los contactos con todos los implicados para hacer realidad de una vez el proyecto

Así que con la segunda fase ya en pleno funcionamiento la propuesta debe tomarse en serio. De allí la intención de la asociación de iniciar una nueva ronda de contactos con las administraciones y con los empresarios de la segunda fase para hacer realidad esta comunidad única, a más tardar, el próximo año.

Apoyo institucional

Opina Fernández que para crear una única comunidad de propietarios del polígono de Bértoa es imprescindible la implicación de las administraciones. De hecho, se queja del “abandono” de las instituciones ante este proyecto que, asegura, “es en beneficio de todos”, en vista de que comparten viales, agua y saneamiento

Por un lado, esta unión beneficiaría a las nuevas empresas instaladas que tendrían a dónde acudir para resolver problemas que surgen en el día a día, sin tener que contactar con Xestur, como hasta ahora. Además, estarían incluidas en todas los proyectos que pone en marcha As Eiroas para mejorar las instalaciones del propio parque (seguridad, urbanismo, servicios a los empresarios, ahorro energético).

Por otro lado, la asociación de la primera fase del polígono se beneficiaría por el simple hecho de tener más socios. Y cuantos más socios, más y mejores cuotas que, al fin de cuenta, se traducen en proyectos e inversiones en el propio polígono de Carballo.

No obstante, aunque parece que todos los implicados (Concello, Xestur y empresarios) están de acuerdo en todas estas ventajas, los trámites para concretarlas van a una velocidad más lenta de lo deseado por los interesados.

Estudio jurídico

Para hacer una propuesta al respecto, la comunidad de propietarios de la primera fase ha encargado un estudio para valorar las posibilidades legales de unir en una sola la comunidad de propietarios las dos fases del polígono. Este informe se pagará con parte de los once mil euros de la subvención que el Concello de Carballo dio este año a la asociación As Eiroas dentro de la línea de ayudas a entidades empresariales y comerciales de la concejalía de Promoción Económica.

A mayores de este estudio, se encargarán otros dos. Uno de ellos para cerrar con una barrera el acceso del polígono por la carretera nueva, que sería el único que faltaría tras la instalación de la barrera en la calle Cobre prevista en el acondicionamiento de la zona verde. El otro informe es para intentar introducir la figura del conserje nocturno