El curso escolar que empezará en poco menos de dos semanas traerá una importante novedad a la Costa da Morte: la apertura del primer centro de educación especial concertado por la Consellería de Educación.

Este verano el departamento autonómico dio el visto bueno al concierto educativo con Aspaber, que se formalizará la próxima semana, según informó la directora de la asociación, Dolores Fernández, lo que permitirá poner en marcha a lo largo del curso (no el día 11 específicamente) esta unidad de educación especial para menores de 16 años que fue autorizada por la Xunta a principios del pasado mes de mayo.

La próxima semana se formalizará el concierto que pondrá en marcha esta unidad de educación especial en A Brea, Carballo

Una vez que se concrete el acuerdo “comenzaremos con todos los trámites para ponerlo en marcha. La idea es hacerlo en este curso”, manifiesta la directora. Ampliaría así Aspaber los múltiples servicios que ya ofrece a las personas con necesidades psíquicas especiales de la zona.

Dotación económica

Este concierto educativo lleva aparejada la dotación económica que permitirá poner en marcha el centro. Por eso el paso más importante es que el que llega justo ahora, porque permitirá a Aspaber disponer de los recursos necesarios para atender al alumnado con necesidades especiales que derive Educación.

Explica Fernández que, en principio, para la unidad estaría asignado un docente titulado en Educación Especial. Pero, lógicamente, el número de profesores dependerá de la cantidad de alumnos, algo que no se ha concretado todavía porque “es inspección educativa la que nos enviará el alumnado” una vez que los servicios de orientación de cada centro educativo elabore los expedientes informando sobre las necesidades específicas que tiene cada alumno.

La iniciativa de concertar con  la Xunta una unidad de educación especial en el centro para menores de 16 años surge de la demanda de las propias familias de la comarca, que para acceder a este tipo de educación concertada debía acudir a A Coruña, concretamente al colegio de educación especial María Mariño.

Modelo educativo

Sería, así, una alternativa para las familias con jóvenes que tengan dificultadas para cursar la educación básica en un centro ordinario y precisen de una atención especial para su aprendizaje.

Aunque siempre bajo los lineamientos de la Consellería de Educación, el centro de educación especial de Aspaber mantendrá el modelo educativo que caracteriza a la entidad bergantiñana y del que se benefician 120 alumnos adultos.

Es un modelo flexible y adaptado a las necesidades de las personas. Esta unidad permitirá a la asociación trabajar en temas como la inclusión o hacer un trabajo específico en unas edades