La oleada de robos con fuerza continúa en Carballo. El escenario del atraco a punta de cuchillo fue esta vez la farmacia ubicada en la calle Vázquez de Parga.

Sobre las 16.40 horas un hombre empuñando un arma blanca entró en la farmacia Macía y obligó a la dependienta a entregarle la cartera. El individuo actuó en todo momento tapándose la cara con una bufanda y tras conseguir las pertenencias de la dependienta (solo 10 euros), huyó a la carrera.

El atracador se tapó la cara con una bufanda y obligó a la dependienta a entregarle la cartera

La Guardia Civil carballesa y una patrulla de la Policía Local se hizo cargo de las investigación para tratar de identificar al autor de los hechos, que al parecer es un vecino del municipio de 58 años que ayer mismo fue detenido.

Asimismo, en la calle Abetos, en la zona de la avenida de Bértoa, detrás de la cafetería Caracola, se registró un intento de robo en el interior de una vivienda unifamiliar. El suceso tuvo lugar a las cuatro de la tarde, cuando tres individuos entraron en el inmueble pero al detectar que había personas en la planta superior, huyeron dejando los cajones revueltos.