La morosidad sigue lastrando las economías de los ayuntamientos de Laxe, Coristanco y Ponteceso. En los tres ayuntamientos aumentó el plazo de facturas pendientes de pago durante el primer trimestre del año, superando en todos ellos los 400 días.

Esto los mantiene entre los ayuntamientos más morosos de Galicia, aunque por detrás de los concellos ourensanos de A Bola u Os Blancos, que tienen facturas pendientes desde hace 516 y 1.155 días, respectivamente.

Entre dos y tres meses más

Laxe y Coristanco son, sin duda, los que están en peor situación. Entre las facturas que se pagaron entre los meses de enero y marzo en Laxe había operaciones que tardaron 293 días en ser abonadas. Pero lo peor es que entre las todavía están pendientes de pago hay algunas facturas que fueron registradas en el Concello por los proveedores hace 466 días, según los datos que figuran en el Ministerio de Hacienda.

En los tres ayuntamientos hay facturas pendientes por pagar desde hace más de 400 días, y se mantienen entre los que más morosidad tienen en Galicia

Esto quiere decir que hay empresarios que llevan esperando cobrar por los servicios prestados a la administración local más de 15 meses. Además, con respecto al trimestre anterior, la morosidad en Laxe aumentó en dos meses, registrado un período medio de pago –el promedio entre las facturas pagadas y las pendientes– de 464 días, muy por arriba de los 60 máximos establecidos por la ley, que empiezan a contar desde que la factura es registrada.

Sin presupuesto actualizado, con una deuda a proveedores de casi 800.000 euros (según la últimas cuentas rendidas que datan de 2015) y sometido aún a un plan de ajuste, es poco probable que la administración local reduzca estos plazos hasta acercarse a los límites legales en un futuro cercano, a pesar de dedicar fondos provinciales, como 295.000 euros del POS +, a reducir su deuda.

Un tiempo similar (53 días) se incrementó el período medio de pago a los proveedores en el Concello de Coristanco, hasta las 446 jornadas. Entre las facturas que se pagaron a lo largo del último trimestre por parte del gobierno coristanqués, algunas llevaban esperando más de 238 días y entre las que todavía deben pagarse, las hay que tienen un retraso de 461 días (530 en la actualidad, según indicó la concejala del BNG, Laura Mariño en el pleno de principios de mes).

Al igual que en el caso de Laxe, Coristanco destinará más de 695.500 euros del POS + a pagar a los empresarios y proveedores municipales, pero aún está lejos de saldar sus deudas, por lo que lo más probable es que la morosidad siga subiendo, al menos que el regidor Amancio Lavandeira cumpla sus intenciones de liquidar todas las facturas este año.

En Ponteceso es más de lo mismo. Su período medio de pago se incrementó en 86 días, hasta los 403 días. Pese a que el gobierno tripartito ha pagado más de un millón y medio en facturas atrasadas y destinó 479.779 del POS + a este concepto, todavía quedan por abonar 700.000 euros. Entre estos recibos pendientes, algunos tienen una antigüedad 434 días, mientras que los que se pagaron entre enero y marzo se debían desde hace más de nueve meses (293 días), según Hacienda.


La mayoría de los concellos de la zona pagan a los proveedores dentro del plazo legal

Afortunadamente la morosidad no es un mal que campe a sus anchas en la mayoría de los ayuntamientos de la Costa da Morte, ya que casi todos los concellos pagan a sus proveedores en el plazo establecido por la ley, con la excepción de los tres concellos bergantiñados ya analizados.

Camariñas, Cee, Malpica, Vimianzo y Zas fueron los concellos en los que los proveedores cobraron con mayor celeridad en el primer trimestre del año, incluso antes de que comenzaran los treinta días para abonar la factura, es decir, en el período de certificación de las mismas. Estas administraciones locales tienen unos plazos que van desde los 1,57 días (Malpica) hasta las 7,53 de Zas. Entre estos ayuntamientos, que son mejores pagadores de la Costa da Morte, el período medio en el que abonan las facturas no  pasa de los ocho días. También se mantienen dentro del plazo legal de pago  de 60 días establecido en la Ley de lucha contra la morosidad, los ayuntamientos de Carballo, con un plazo medio de 0,83 días, Cabana (2,63); Cerceda (23), Corcubión (1,64); A Laracha (9,43); Muxía (18,6) y Santa Comba (3,70). En Dumbría y Fisterra no hay datos.