Entre enero y septiembre de este año Carballo ha registrado una media de, al menos, diez delitos de hurto y robos (o intentos) cada mes. Esta media solo incluye los incidentes en lo que tuvo alguna participación la Policía Local, por lo que podría ser mayor si se sumaran los datos de los que dispone la Guardia Civil, que es la responsable de la seguridad ciudadana del municipio.

Según el informe presentado ayer en la junta local de Seguridade, los agentes municipales intervinieron en al menos 93 de estos hechos delictivos en los últimos nueve meses, siendo afectados en su mayor parte los comercios y establecimientos hosteleros, en algunos casos con el uso de la fuerza. Concretamente, según figura en el informe, un total 25 comercios sufrieron robos entre enero y septiembre –perdieron lo que tenían en la caja registradora, en muchos casos– mientras que son once los delitos registrados en los bares y establecimientos hosteleros de la zona, cuyas tragaperras es el botín más codiciado por los atracadores.

En lo que va de año la Guardia Civil ha realizado 227 detenciones e investigaciones

También se registraron varios robos e intentos de robo en viviendas, de vehículos –y en ellos–, el hurto de bolsos, carteras en el mercado y la feria, y de cadenas de oro por lo métodos del tirón y del abrazo, solo por mencionar algunos de los casos descritos en el informe policial.

A estas cifras aportadas por la Policía Local se suman las de la Guardia Civil, que ayer informó que en lo que va de año se han realizado 227 detenciones e investigaciones en el municipio.

Balance “positivo”

Si bien pueden parecer muchos, el jefe de la Policía Local asegura que el índice de delincuencia en el municipio en lo que va de año es, en general, “bo, aínda que en determinadas épocas do ano pode verse incrementada nalgúns delitos –en mayo y junio fue cuando más incidencias de este tipo tuvieron lugar–, tal e como é o caso dos últimos feitos relativos a roubos acontecidos nestes últimos días”.

La opinión del jefe de la policía carballesa fue confirmada por el subdelegado del Gobierno, Jorge Atán, quien informó en la junta local de Seguridad que en lo que va de año hay “un descenso xeral dos feitos delictivos”, a pesar de que hay personas que reinciden en su actividad delictiva acumulando en algunos casos hasta una treintena de delitos.

Los datos presentados ayer indican que hay un descenso de un 12% de las infracciones penales y que índice de criminalidad en Carballo está dos puntos por debajo de la media provincial y también es inferior a la de Galicia y la del Estado, por lo que tanto para Atán como para el alcalde, Evencio Ferrero, el balance del nivel de seguridad es “positivo” ya que “o número de actos delictivos rexistrados en Carballo non son máis alarmantes que en calquera outra vila das mesmas dimensións”.


Varias agresiones y peleas juveniles

Además de los robos y hurtos registrados en Carballo en los últimos nueve meses, las incidencias más graves son las agresiones y las peleas juveniles. En este sentido, la Policía Local intervino en más de una treintena de incidentes de este tipo, algunos de los cuales estarían relacionados con violencia de género y agresiones sexuales: amenazas de un hombre a una mujer y sus hijos (dos casos en enero y julio), la agresión de varios hombres a una mujer en el mes de febrero, discusión y agresión de un hombre a una mujer en las fiestas de Bértoa o un supuesto intento de agresión sexual de dos varones a una joven en la calle San Martiño en el mes de agosto.

Otras de las agresiones destacables fueron las amenazas con un cuchillo al propietario de un local de restauración, el apuñalamiento a un hombre por parte de la propietaria de una carnicería, la agresión a una persona por varios jóvenes, que por los golpes tuvo que recibir asistencia médica y otra agresión en la vía pública a un viandante por parte de un grupo de rumanos. También hubo varias peleas callejeras protagonizadas por jóvenes.