Los vecinos de la Costa da Morte mantienen un año más los excelentes datos de donaciones de sangre. El pasado año fueron 5.391 las extracciones de sangre voluntarias que se realizaron en las unidades móviles de la Axencia Galega de Sangue, Órganos e Tecidos (Ados) que visitaron la comarca en numerosos ocasiones, de las cuales 312 personas donaron sangre por primera vez.

A pesar de estos buenos datos, lo cierto es que el número de donaciones se redujo con respecto a 2015, pero apenas testimonialmente: 0,27 por ciento; es decir, una quincena de donaciones.

Por comarcas

Este descenso mínimo en las donaciones solo se produjo en las comarcas de Bergantiños y Fisterra, según se evidencia en el balance actual proporcionado por la Ados. En el conjunto de los municipios bergantiñanos el descenso en el número de donante fue de poco más de un 1%. De esta caída de las donaciones solo se salvan Laxe, en donde se registró una subida del casi el 19%, y Malpica, con un 5,6% más de donaciones de sangre que el año anterior.

A pesar del elevado número, las donaciones de sangre bajaron en Bergantiños y Fisterra y solo subieron en Soneira

En el resto de los municipios de Bergantiños la situación es la contraria: se perdieron donantes en todos ellos. En Cabana las extracciones de sangre en las unidades móviles de la Ados disminuyeron un 17,5%; un 8,3% en Coristanco; 2,7% en Ponteceso; 1,4% en A Laracha y solo 0,8% en Carballo, donde se alcanzaron en 2016 un total de 1.423 donaciones de sangre; 82 de ellas se realizaron por primera vez.

En la comarca fisterrana el descenso fue un poco mayor: 3,2 por ciento, casi una treintena de personas menos que en 2015. En Dumbría, por ejemplo, solo donaron sangre el pasado año 28 personas en una población de 3.085 habitantes, lo que supone un descenso del 22,2 por ciento.

Un 17,6% se redujeron las donaciones en Muxía; 12,7% en Fisterra y 3% en Cee. Solo en Corcubión aumentaron las extracciones un 2,3 por ciento en todo el año. Asimismo, en Cerceda la bajada en el número de donaciones con respecto a 2015 fue de 4,8, perdiéndose una quincena de donantes.

Los mejores números se registraron en la comarca de Soneira, aunque no todos los municipios tuvieron aumento de donantes. Así, mientras que en Zas hubo un 4,4% menos de donaciones, en Camariñas y en Vimianzo ascendieron un 6,2 y un 2 por ciento, respectivamente. También subieron las donaciones en Santa Comba, más de un ocho por ciento.

Solo nueve concellos cumplen la tasa recomendada

Otro dato importante que evidencia el balance anual de la Axencia Galega de Sangue, Órganos e Tecidos es que solo nueve concellos de la Costa da Morte cumplen con la tasa de donación de sangre (40 por cada mil habitantes) recomendada por la Organización Mundial de la Salud. Son Santa Comba –que tienen la tasa más alta de la comarca: 75–; Cee (69); Cerceda (62); A Laracha (49); Laxe (46); Carballo (46); Ponteceso (45); Corcubión (44) y Zas (41).

En el resto de los municipios no se cumple esta tasa de donación mínima. Los peores casos son los de Dumbría y Cabana. En el concello dumbriés la tasa de donación de sangre es de apenas 9 por cada mil habitantes y en Cabana de 18 por cada mil. Mejores, aunque no suficientes, son los datos de Coristanco y Malpica, que registraron una tasa de 38 y 33, respectivamente; o en Camariñas y en Vimianzo que tienen una tasa de donación de sangre de 31 y 35. En los municipios de Fisterra y Muxía es de 28 y 20.


La campaña de verano llegará a mediados de la próxima semana a A Laracha

La campaña de verano de la Ados llegará a la Praza do Concello de A Laracha a mediados de la próxima semana. El martes y el miércoles la unidad móvil estará realizando extracciones de 10 a 14 y de 16 a 21 horas, y volverá al municipio el 25 de agosto para visitar Paiosaco y Caión. Como todos los años, ayer se presentó la campaña en la Casa do Concello y con este propósito se desplazó al municipio la directora de la Ados, Marisa López, quien destacó que A Laracha es el municipio bergantiñán con la mejor tasa de donación, por arriba de la media de la provincia (45) y de Galicia (41). López recordó que “non é fácil xestionar todas as necesidades que se presentan no verán nos hospitais galegos” y animó a “achegarse a doar unha vez ao ano” porque “en realidade todos somos beneficiarios das doazóns, aínda que non sabemos cando as precisaremos”. Por su parte, el regidor larachés, José Manuel López Varela agradeció que la campaña de verano vuelva al municipio y animó a los vecinos a “realizar o pequeño esforzo de doar sangue nesta época do ano cando máis se precisa”. El grupo más necesario es el de 0+ que es el que cuenta con menos reservas.