El Concello de Carballo arreglará el próximo año los viales en mal estado del polígono de Bértoa y ejecutará la primera fase del acondicionamiento de la zona verde del parque industrial. A este compromiso llegaron ayer el alcalde, Evencio Ferrero, y el concejal de Promoción Económica, Xosé Regueira, con los directivos de la asociación de propietarios As Eiroas en una reunión que mantuvieron en la Casa do Concello.

Ambas actuaciones se financiarán con fondos provinciales, a través de subvenciones que se solicitarán a la Diputación de A Coruña, según explicó el secretario de la comunidad de propietarios, Juan Carlos Fernández.

La reposición del pavimento y la mejora del sistema viario del polígono es una prioridad para los empresarios porque muchos de ellos y, en especial, los camioneros, se quejan del mal estado de las calles del parque. Por eso, en la reunión que mantuvieron en julio los representantes municipales con los directivos de As Eiroas, estos últimos pidieron que el Ayuntamiento abordara un plan más ambicioso y repusiera el asfalto en todos los viales del polígono; un proyecto que, se estimaba, podría ascender a un medio millón de euros. No obstante, por ahora la comunidad de propietarios tendrá que conformarse con el compromiso municipal de ejecutar el próximo año el rebacheo y asfaltado de las calles en mal estado.

En el caso de la zona verde, el Concello también se comprometió a pedir una subvención provincial para ejecutar la primera fase del plan de acondicionamiento que preparó la asociación, en vista de que la ayuda económica de 120.000 euros aprobada por la Xunta para realizar estos trabajos no puso ejecutarse por falta de plazo para contratar las obras –se le dio el visto bueno a la subvención dos meses antes de acabar el período en el que tenían que estar las actuaciones acabadas– y la administración autonómica tampoco estableció el plazo para hacer efectiva la dotación económica, explica Fernández.

Esta primera fase del acondicionamiento de la zona verde que se pagará con fondos provinciales, en caso de ser concedidos, se centraría en el arreglo de caminos, en la plantación de árboles y en el mantenimiento de las parrilleras y juegos infantiles que hay en la zona. Por otro lado, se aprobó la puesta en marcha del cambio de barreras y del cierre de la tercer acceso del polígono. Así, a partir de finales de año o comienzos del próximo, las tres entradas del parque empresarial carballés permanecerán cerradas durante la noche. Esta actuación se financiará con la subvención de poco más de siete mil euros aprobada por el Concello para tal fin, lo que implicará que, por ahora, la colocación de nuevas cámaras de videovigilancia tendrá que esperar.