La Guardia Civil realizó esta madrugada un control masivo de tráfico en los accesos de Carballo,  en los principales y también en los secundarios, esos caminos que utilizan los conductores para evitar los operativos que realiza tráfico.

El operativo fue masivo no solo porque abarcó todos los accesos al municipio, sino porque los agentes controlaron alcoholemias, consumos de droga, cinturones de seguridad, el uso de casco en el caso de los motoristas, ITV, entre otras cuestiones.

Un conductor perdió todos los puntos del carné al ser interceptado conduciendo borracho cuando se dirigía a la autoescuela a recuperar los once perdidos con anterioridad

De los 400 coches que fueron controlados 32 conductores sobrepasaron el límite de alcohol permitido -dos de ellos superaron la tasa de 0,60 por lo que irán a juicio- y uno dio positivo en cannabis. De hecho, uno de los conductores que dio positivo en el control de alcoholemia perdió todos los puntos que le quedaban del carnet y deberá pagar una multa de mil euros, al ser interceptado conduciendo borracho cuando se dirigía a la autoescuela, precisamente a recuperar los once puntos que ya había perdido.

Este tipo de controles se suelen realizar en toda la provincia, pero ahora se decidió hacer en Carballo en vista de la alta siniestralidad vial registrada el pasado mes, con las tres víctimas mortales en menos de una semana.