Cuatro de los diecisiete ayuntamientos de la Costa da Morte superan el plazo de 30 días previsto en la ley para pagar a sus proveedores. Según los datos del último trimestre de 2015 que los concellos han hecho llegar al Ministerio de Hacienda, los municipios con mayor nivel de morosidad son Coristanco, Ponteceso, Santa Comba y Camariñas, aunque hay diferencias notables entre ellos.

El que más se acerca a cumplir la ley es el ayuntamiento camariñán que tardó en pagar las facturas del último trimestre del pasado ejercicio una media de 48,90 días, es decir casi 19 más de los legales. Mucho más lejos de las directrices legales está Santa Comba, cuyo plazo medio de pago a los proveedores locales fue de 81,14 días, 51 por arriba del máximo previsto.

Los más morosos

En otra liga (mucho peor) juegan los ayuntamientos de Ponteceso y Coristanco que son, de lejos, los que más tardan en pagar a los proveedores: 178,65 y 218,56 días, respectivamente. Estos datos convierten a ambos concellos en los más morosos de la provincia de A Coruña, figurando además entre diez administraciones que peor pagan de Galicia.

Coristanco y Ponteceso son los ayuntamientos más morosos de la provincia de A Coruña

Para nadie es un secreto que estos consistorios son desde hace tiempo los que pasan por la situación económica más difícil. Ambos tuvieron que acogerse en 2012 a planes de ajuste para acceder a créditos del Ministerio, precisamente, para hacer frente a las deudas con los acreedores –en el caso de Ponteceso por importe de 1,68 millones y de 1,7 millones en Coristanco– lo que, en teoría, debería haber mejorado el endeudamiento. Sin embargo, con el cambio de gobierno los nuevos regidores denunciaron que las administraciones salientes de José Luis Fondo y Antonio Pensado dejaron miles de euros en facturas por pagar, cuando no millones – ya en su estreno como alcalde el centrista Amancio Lavandeira denunció que las facturas pendientes ascendían a más de 1,6 millones de euros– por lo que tratar de cumplir la ley de pagos se les está haciendo muy cuesta arriba.

Lo más cerca que ha estado Coristanco de abonar lo adeudado a los proveedores a tiempo fue en el tercer trimestre de 2014, cuando su plazo medio de pago fue de 37,10 días. Pero a partir de allí la demora en los pagos empezó a subir trimestre a trimestre hasta empezar el pasado ejercicio con un retraso de pagos de 60, 97 días, una demora que en el segundo trimestre llegó a los 80,89 días y disparándose finalmente hasta los 218,56 días con los que finalizó el pasado ejercicio.

En Ponteceso, por su parte, el plazo medio para pagar las facturas no ha descendido de los 89,49 días desde septiembre de 2015, elevándose de forma constante hasta los 178,65 días.

En una situación similar podrían estar Fisterra y Laxe. Aunque en el Ministerio de Hacienda no figuran aún los datos del cuatro trimestre de 2015, durante el tercer trimestre la demora en el pago de facturas del concello fisterrán fue de más de 233 días y de 178 en el caso de Laxe.


Corcubión, Cee, Vimianzo y Muxía,  los mejores pagadores 

Corcubión es el concello que menos tarda en pagar a los proveedores de toda la provincia. El concello corcubionés no tarda ni medio día en abonar las facturas pendientes, apenas 0,03 días como plazo medio en el último trimestre.

Ser acreedor del Concello de Cee también resulta beneficioso ya que el pasado trimestre la entidad local que dirige Ramón Vigo pagó sus deudas pendientes en 1,28 días, una media de la que se sitúa muy cerca Vimianzo que apenas tardó 2,74 días en pagar a sus proveedores. En Muxía, por su parte, el plazo medio de pago en el último trimestre de 2015 fue de 3,75 días.

Estos cuatro son los concellos que más rápido se hacen cargo de sus facturas, aunque los demás municipios cumple bastante bien con sus acreedores. Así, los pagos en Cabana se hacen a los 4,63 días; 7,69 en A Laracha; 8,81 días en Carballo; 9,24 días en Zas; 20,07 días en Cerceda y 23,49 días en Malpica. De Dumbría no hay datos y de Fisterra y Laxe solo están los del tercer trimestre que revelan retrasos de 233,11 y 178,60 días, respectivamente.