El despegue de la segunda fase del polígono industrial de Bértoa (Carballo) se está consolidando este año. Así lo demuestra el hecho de que en el primer trimestre de 2017 el Concello concedió cuatro licencias de obra para construir naves y que solo en el meses de marzo y abril Xestur haya adjudicado 18 parcelas en el parque por casi 1,7 millones de euros.

Este despegue que empezó en 2015 está motivado por la rebaja del 50% en el precio del suelo industrial que está aplicando Xestur. A raíz de estas bonificaciones, entre 2015 y 2016 se vendieron un total de 39 parcelas en la zona ampliada del parque industrial carballés (con un total de 186.229 metros cuadrados) , a las que hay que sumar las otras 18 que el consello de administración de Xestur adjudicó hace poco, con una superficie aproximada de 40.000 metros cuadrados. Estos números convierten el polígono de Bértoa en el más demandado de toda la comunidad gallega.

Actividad industrial

Lo más importante es que la venta de estas parcelas en el parque empresarial con precio bonificado está aparejada con la puesta en marcha de la actividad industrial en el municipio. Una de las condiciones de la adquisición del suelo a mitad de precio es que las empresas adjudicatarias tienen el compromiso de construir sus instalaciones y conseguir la licencia municipal en un plazo máximo de tres años desde la compra. Y así lo están haciendo.

Según los datos facilitados recientemente por la Consellería de Infraestruturas e Vivenda, ya se está trabajando en 37 de las 39 parcelas adjudicadas hasta el pasado año: cinco ya terminaron de construir sus naves, otras cinco las están ejecutando y cuatro ya solicitaron licencias de obra. En este último caso, solo en 2016 el Concello concedió diez licencias de obra para construir naves en el polígono.

Solo en lo que va de año el Concello dio la misma cantidad de licencias de obra para la construcción de naves que en 2013

A mayores, en la actualidad la municipalidad está tramitando la bonificación del ICIO a ocho empresas que se instalarán en el parque y espera poder aprobar estas bonificaciones de hasta el 95% en el pleno que se celebrará el próximo lunes 29 de mayo.

Cabe destacar que las actividades industriales que acoge y acogerá en el polígono de Bértoa son de los más variadas: fabricación de productos metálicos; motor; actividades inmobiliarias; fabricación de maquinaria y equipo; construcción; comercio mayorista y minorista; transporte; industria química; y actividades deportivas y recreativas. Solo la puesta en marcha de las últimas empresas a las que se les ha concedido licencia supone una inversión superior a los cuatro millones de euros, si bien el grueso de este importe (tres millones) es la inversión que está realizando Gallega de Mallas.

Rebajas en Malpica

La efectividad de la rebaja del suelo industrial que ha demostrado Xestur en el polígono de Carballo ha llevado a otras empresas promotoras a aplicar la misma política. Es el caso de Suelo Empresarial del Atlántico (SEA) que ha puesto a la venta un total de 14 parcelas en el parque empresarial de Malpica con un descuento del 25 por ciento.

Son todos los terrenos disponibles actualmente en el polígono malpicán, que van desde los mil metros cuadrados (con un precio de 60.750 euros), hasta los 5.578 metros, que sale a licitación por casi 318.000 euros. Los interesados pueden presentar sus ofertas en la sede de la entidad en Santiago hasta el 26 de mayo.


Una docena de licencias de apertura para locales comerciales

Además de las licencias concedidas para la construcción de naves en el polígono, también destaca el número de licencias relacionadas con la actividad comercial. En los datos facilitados por el Concello de Carballo se recoge que en el primer trimestre del año se concedieron doce licencias de apertura de locales comerciales. No obstante, el grueso de los permisos municipales siguen centrándose en la construcción o reparación de viviendas.

Así, a lo largo del pasado ejercicio se concedieron permisos de obras para 38 proyectos de construcción o rehabilitación de viviendas unifamiliares (en este año van nueve) y otros 40 fueron para la reparación de cubiertas, fachadas, instalación de ascensores o garajes. Otras tres licencias municipales fueron para edificaciones nuevas en el casco urbano para uso comercial –entre las que se incluye la del centro comercial que se está ejecutando en la parcela situada entre las calles Esquío, Vázquez de Parga y  Concepción Arenal– y 14 permisos de parcelación.