La demanda de plazas de aparcamiento para camiones en el polígono industrial de Bértoa hace tiempo que ha superado las actualmente existentes, quedándose pequeño el espacio previsto para tal fin. En la actualidad el parque empresarial carballés cuenta con solo doce plazas para que los camiones aparquen –ubicadas entre el actual circuito de coches teledirigidos y la entrada del campo de fútbol de As Eiroas–, mientras que la demanda de vehículos pesados que quieren o necesitan estacionar en la zona “triplica” la oferta de plazas existente, según afirma el secretario de la asociación de propietarios del polígono, Juan Fernández.

En vista de la situación, la asociación quiere ampliar el aparcamiento para camiones ocupando el espacio del circuito de coches teledirigidos y usando plazas de la ampliación del polígono. Ya tienen el visto bueno de Xestur para usar algunas de las plazas del nuevo parque, y por eso el presidente de la asociación de propietarios, Antonio Gómez, y el secretario pidieron ayer al Concello carballés que encuentre una nueva ubicación para el circuito– “que carece de permisos”, apunta Fernández– y que así su espacio pueda usarse para satisfacer las necesidades del polígono.

Explicó Fernández que los camiones que necesiten aparcar menos de una semana usarían las plazas habilitadas en el circuito de coches teledirigidos, en tanto que los vehículos pesados que paren más de una semana, deberán hacerlo en las plazas cedidas de la ampliación del polígono.

Asfaltado
Además de este asunto, en la reunión que mantuvieron a mediodía con el alcalde carballés, Evencio Ferrero, y el concejal de Promoción Económica, Xosé Regueira, los representantes de los empresarios del polígono trataron sobre la imperiosa necesidad de acondicionar el sistema viario del polígono industrial. Dice Fernández que las calles del parque empresarial no se asfaltan desde hace unos quince años y que los conductores –en especial los camioneros– se quejan de su mal estado y por eso solicitaron que el proyecto de bacheo que estaba previsto por el Ayuntamiento cambie a uno más ambicioso de asfaltado total de las vías del polígono.

“Para nosotros la reposición del asfalto es esencial, una prioridad absoluta”, asevera el secretario de los empresarios del polígono, señalando que el Concello se comprometió a hacer un estudio técnico del coste de la obra, si bien calculan que los trabajos rondarían el medio millón de euros, y a incluir una partida en los presupuestos municipales de 2016 para este propósito.

Esto implica que la actuación quedaría para el año que viene porque en el presente ejercicio la municipalidad no puede asumir ninguna otra obra a mayores de las ya previstas por estar al límite del límite de gasto permitido por la ley, y así lo manifestaron los representantes municipales en la reunión. Paralelamente a la realización de esta obra, se instalará la nueva señalización viaria.

Otro de los asuntos tratados en el encuentro es el aumento de las luminarias en la zona verde del polígono por parte del Concello, que está pendiente desde el pasado año y la aportación de una ayuda municipal de entre 12.000 y 14.000 euros a la asociación que se hará efectiva a principios del otoño. Con este dinero la comunidad ampliará hasta los nueve el número de cámaras de viodevigilancia que están instaladas en todo el parque, comprando otras cuatro con el objetivo de reforzar la seguridad.