El duro invierno que azotó este año a la comarca erosionó más, si cabe, los taludes de la zona de A Cabreira de la playa carballesa de Razo, sumando más daños a la carretera de la costa que lleva dos años y medio cerrada por las grietas de la superficie ocasionadas por los desprendimientos de tierra.

Conociendo la situación, los concejales del PSOE visitaron recientemente la zona con una geóloga y un ingeniero de minas –según exponen en una moción que presentaron en el Concello para su debate en el pleno del día 27– advirtiendo que en A Cabreira da la impresión que algún talud “está a piques de derrubarse sobre a praia en calquera momento”. Por eso, solicitaron la opinión de los expertos que tras estudiar el estado de los acantilados concluyeron que lo mejor para evitar algún desprendimiento sorpresivo que pueda causar daños humanos durante la temporada de baño es realizar un derrumbe controlado y después un desescombro. Una medida que el gobierno municipal, en un principio, descarta.

El PSOE visitó la zona con dos expertos que recomendaron esta actuación para evitar desprendimientos sorpresivos en los taludes

“Non estamos para provocar derrubes”, señaló ayer el concejal de Obras e Servizos, Lois Lamas, tras ser consultado sobre el tema por este medio, recordando que lo que ocurre en Razo se debe al efecto de la naturaleza y a la presión urbanística que existe sobre los taludes por construirse en su momento demasiado cerca de la costa. No obstante, matiza que sí se podría realizar alguna actuación en la zona, pero que eso compete a la Demarcación de Costas, que descartó hace ya mucho tiempo actuar en A Cabreira. Sin embargo, recuerda que en el PXOM hay un plan especial para este ámbito que está por desarrollarse.

En la moción, el PSOE también denuncia que los daños de la carretera de la costa llegan ahora a la altura de las instalaciones de Art Surf Camp –el antiguo Náutico– y piden que se solicite a Costas tomar medidas urgentes de consolidación de los taludes en esta zona y que de manera inmediata se señalice y restrinja el acceso a la zonas de peligro. Al respecto, el concejal carballés indicó que desde el Concello ya se actuó en ambos sentidos.

“Fai tres meses que puxemos en coñecemento de Costas o estado dos noiros da zona da Cabreira, e descartan facer calquera tipo de actuación, pero non temos ningún problema en volver falalo”, declaró el edil sobre la primera petición del PSOE. Acerca de la segunda, Lamas señaló que las labores de vigilancia y control del acceso ya se hace habitualmente. Recuerda que el año pasado se balizó la zona con mayor riesgo de desprendimiento y que este año se hará lo mismo. Matiza que siempre que existan acantilados hay peligros de desprendimiento y que la labor del Concello es la de vigilar y prevenir.