El pleno de la Diputación de A Coruña aprobó ayer las bases del nuevo plan POS+ 2017-Plan Único, con el que la administración provincial destinará un total de 14.149.070 euros al conjunto de los municipios de las comarcas de Bergantiños, Fisterra, Soneira y los ayuntamientos de Cerceda y Santa Comba.

Estos más de 14 millones de euros provienen, por un lado, de una aportación incluida en los presupuestos provinciales de 2015, que alcanza los 6,2 millones de euros (dinero que antes se dividía entre el POS y las subvenciones de Cultura, Deportes, Promoción Económica, Turismo, Servicios Sociales, Igualdad y Envejecimiento activo). Otra parte de este importe (3,8 millones) proviene del superávit del presupuesto provincial de 2016 y los restantes 4,1 millones es una línea de préstamos provinciales que, hasta ahora, se destinaba al Plan de Aforro ao Investimento, que podrán solicitar los ayuntamientos, si así lo desean, para amortizar su deuda con los bancos.

Además de pagar deudas bancarias, el 75% del POS+ podrá destinarse a pagar, de forma prioritaria, las deudas con los proveedores que tengan una antigüedad superior a los tres meses.

En este plan único se agrupan todos los otros planes de cooperación que hasta ahora tenía la Diputación con los concellos (POS, PAS y PAI) además de once líneas de subvenciones. El reparto de estos fondos que solo tendrán una convocatoria anual, se rige por criterios objetivos, teniendo en cuenta la población (en especial, la rural), superficie y esfuerzo fiscal de cada municipio.

Carballo es el ayuntamiento coruñes que más dinero recibirá: más de dos millones

Así, siguiendo este criterio, Carballo es el municipio que más dinero recibirá de la Diputación en toda la provincia coruñesa: un total de 2.022.233 euros, de los que 587.540 euros serán de préstamo, aunque lo cierto es que en la actualidad Carballo no tiene deudas bancarias que pagar. El otro concello que más dinero recibe del Plan Único es Santa Comba, concretamente 1.320.203 euros, de los que 383.572 euros podrá destinarlos a amortizar deuda viva.
Más de un millón de euros de este nuevo plan provincial también recibirán Vimianzo y A Laracha. En el primer caso, serán 1.157.097 euros (336.183 euros de préstamo) y en el segundo, la aportación de la Diputación será de 1.070.938 euros (311.151 euros para deudas, aunque el Concello larachés también tiene deudas cero).

Otros 980.383 euros recibirá Coristanco, de los cuales podrá destinar 284.841 euros a pagar la importante deuda municipal y también por encima de 900.000 (914.043 euros) está lo que ingresará Zas. Un total de 851.875 euros serán para el Concello de Muxía (con 247.504 euros de préstamo) y 784.356 euros llegarán a las arcas municipales de Ponteceso, otra de las más endeudadas de la comarca, que podrán utilizar para amortizar estas deudas 227.887 euros y un poco menos –725.382 euros– recibirá Dumbría.
A Cerceda se destinan 780.694 euros; a Cabana, 710.942 euros; a Cee, 645.587 euros; Malpica: 604.651 euros; 529.238 euros a Camariñas; 416.175 a Laxe; 414.552 a Fisterra y 220.713 euros a Corcubión.

Durante el pleno, el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso aseguró que este nuevo plan único cambia la relación de la administración provincial con los ayuntamientos porque se basa “na confianza do principio de autonomía local”. Las entidades locales tendrán mayor autonomía y flexibilidad a la hora de programar sus inversiones. “Estou convencido de que se facemos un referendo entre os alcaldes da provincia sobre se optan por este modelo ou o modelo anterior, sale por unanimidade”, dijo.