La tasa que pagan los vecinos de la comarca por el servicio de recogida de basura no es suficiente para hacer frente a los gastos que los ayuntamientos deben asumir por prestarlo. La consecuencia de esta situación es que el servicio es deficitario en los diecisiete municipios del conjunto de las comarcas de Bergantiños, Fisterra y Soneira, a los que se suman Cerceda y Santa Comba.

Carballo es el único municipio de la zona en el que la recaudación de la tasa de la basura se acerca a cubrir el coste del servicio; el 95,1% del mismo para ser exactos. Esta casi autofinanciación del servicio es algo que se ha conseguido en los últimos años gracias a la incorporación al padrón fiscal de más de cinco mil viviendas vacías que hasta hace dos años no pagaban la tasa –lo que generó una abierta y larga polémica vecinal– reduciendo el déficit de los 218.000 euros en 2014 hasta los 73.849 euros del presente ejercicio. Al Concello de Carballo le cuesta el servicio de recogida de basura 1.523.849 euros –es lo que está previsto en los presupuestos de este año– y recibe de los vecinos por ello 1.450.000 euros (1.150.000 euros por las viviendas y 300.000 euros de los comercios).

Carballo ha logrado autofinanciar el servicio de la recogida de basura en un 95%

El resto de los ayuntamientos están muy lejos de acercarse siquiera a cubrir el servicio con la tasa municipal. El que más, Fisterra, donde las arcas municipales asumen el 64,5% del coste (en 2015), ya que la recaudación anual apenas supera los 164.000 euros para un servicio cuya prestación cuesta más de 463.000 euros al año. Es decir, el déficit del servicio fisterrán casi llega a los 300.000 euros.

Una situación similar a la de Fisterra la viven Muxía y Cee, en donde lo que se ingresa por la tasa de la basura apenas cubre el 41% del coste. Así, el déficit del servicio previsto este año en el presupuesto muxián es de 244.218 euros, mientras que el de Cee supera los 369.000 euros, el más alto, con diferencia, de la comarca.

En Corcubión, Coristanco, Vimianzo y Cerceda la tasa municipal cubre la mitad de lo que cuesta a las municipalidades prestar el servicio. En Vimianzo se prevé recaudar este año por la tasa 179.300 euros, el 50,8% de los 352.261 euros de lo que cuesta la recogida, la gestión y el tratamiento de los residuos urbanos. Por su parte, la recaudación en Corcubión (60.608 euros) cubrirá el 51,9% de su coste; en Coristanco, el 52,7% y en Cerceda el 55,4%, con lo que el déficit por el servicio que asumen las arcas municipales va desde los casi 56.000 euros de Corcubión a los 172.961 euros de Vimianzo (163.896 euros en Coristanco y 129.015 en Cerceda).

En A Laracha el servicio se autofinancia en un 80,7%, asumiendo las arcas locales un déficit de 85.684 euros este año. Más alto es el nivel de autofinanciación en Camariñas (89,7%), asumiendo el Concello un déficit de 33.810 euros (el más bajo de la Costa da Morte). En Ponteceso el servicio es deficitario en 60.189 euros; en Laxe, 64.058 euros; otros 89.770 euros en Zas; más de 103.500 euros en Malpica y 104.500 euros en Santa Comba.

Por último, el Concello de Cabana asume 51.000 euros de los 156.000 que gasta en el servicio y Dumbría lo hace en su totalidad al no cobrar tasa.