El gobierno carballés aprobó en solitario las obras que se financiarán con los 1,8 millones del superávit de 2016 incorporados al presupuesto la noche del lunes en la sesión plenaria. PP y PSOE se abstuvieron, mientras que Terra Galega, como ya había anunciado, votó en contra.

Fueron varios los motivos que llevaron a los centristas a rechazar la propuesta del gobierno de las obras a financiar con el superávit. El primero: que no se debatió previamente con los portavoces para que aportaran ideas sobre las obras que se podrían financiar. El segundo argumento del voto en contra fue que consideran que la obra de humanización de la calle Sol no es prioritaria, a diferencia de la actuación en otras calles, como la Barcelona, en la que es urgente cambiar las tuberías de la traída de agua.

Actuación “estética”

Par la portavoz de TEGA, Estefanía Canosa, la obra es pura “estética”, además de recordar que no están de acuerdo en que la calle sea de sentido único “y menos en el sentido con menos tráfico”.  Además, tampoco respaldan la actuación que se planea para mejorar la accesibilidad en el entorno del colegio de A Cristina básicamente porque consideran que será igual que las obras que se realizaron en la zona escolar de O Chorís “que es un ejemplo de lo que no se debe hacer en una obra”, sentenció.

A mayores, Canosa dijo estar de acuerdo con los proyectos previstos para la zona rural “aunque nos parecen insuficientes”. El PSOE, a pesar de apoyar las obras, mantuvo su abstención, al igual que el PP. Los populares criticaron que “no se invierta ni un euros de 1,8 millones a resolver el problema del agua, que es un problema que nos ocupa de manera importante”, dijo Aurelio Núñez.

PP y PSOE se abstuvieron y TEGA votó en contra al no estar de acuerdo con la actuación en la calle Sol que se financiará con el superávit

El alcalde, Evencio Ferrero, lamentó que ninguno de los grupos decidiera apoyar las obras. Recordó que el dinero se reparte de manera equitativa entre la zona rural y el casco urbano. Al respecto de las obras de la calle Sol y A Cristina afirmó que el criterio fue  priorizar la seguridad vial en el entorno de los centros educativos  para hacer más seguro que los escolares circulen por la zona, así como las calles que necesitan una “actuación urgente” como la Sol. Aseguró que el Concello está ya elaborando el proyecto de obra para la reurbanización de la calle Barcelona para incluirlo en los próximos presupuestos o bien en alguno de los planes de la Diputación de A Coruña.


La oposición duda que las nuevas tarifas del agua pueden mantenerse por mucho tiempo

Tampoco contó con el apoyo de la oposición la modificación de la ordenanza fiscal de las tasas del ciclo integral del agua para adecuar los precios a las tarifas ofertadas por la nueva concesionaria durante el proceso de contratación.

PP y TEGA pusieron en duda que esta nuevas tarifas a la baja puedan mantenerse en el tiempo. “La bajada de las tarifas no será en un porcentaje tan alto ni estarán vigentes mucho tiempo”, sentenció la portavoz de Terra Galega. De la misma opinión son los conservadores: “Comprobaremos hasta cuándo será posible mantenerlas”, añadió Aurelio Núñez.

Populares y centristas se interesaron por el convenio que se firmará con Emalcsa

No fue el único tema relacionado con el ciclo del agua que se tocó en la sesión plenaria. En el turno de preguntas centristas y populares preguntaron por el convenio que firmará el gobierno con Emalcsa para elaborar una estrategia sostenible del ciclo del agua. Quisieron saber cuánto costará a las arcas (nada, afirmó el gobierno) y cuáles son las condiciones. Milagros Lantes respondió que la colaboración surge por una cátedra que pondrán en marcha Emalcsa y la UDC y que el Concello solo deberá aportar los datos del municipio.