La borrasca Ana azotó con fuerza la tarde de ayer a la comarca, dejando un reguero de incidencias (ninguna de gravedad) que mantuvieron muy activos a los servicios de emergencia. Lo que más se dejó sentir fue el fuerte viento, que alcanzó rachas de hasta 124 kilómetros por hora en Fisterra (según Aemet) y más de 118 en Malpica. De hecho, en este municipio la estación meteorológica llegó a registrar rachas superiores a los 155 kilómetros por hora, si bien Meteogalicia califica la lectura como “sospechosa”.

Las fuertes rachas de viento se llevaron a su paso árboles y postes telefónicos, obstaculizando varias carreteras. Fue el caso de Coristanco, en donde el servicio de Protección Civil tuvo que retirar en pocas horas tres árboles en la carretera que va a Cereo, otros dos en el vial de Buño a Agualada y otro en la carretera que va a Rus desde la capital municipal. Las incidencias se concentraron en un plazo de tiempo muy corto, por la tarde, coincidiendo con el aumento de las rachas viento.

Santa Comba

También tuvieron una tarde movida los voluntarios de Protección Civil de Santa Comba, uno de los municipios con mayores incidencias en la provincia, según informó ayer la Xunta de Galicia. En la capital xalleira los equipos de emergencia retiraron tres árboles en las carreteras de Coristanco y Muros. También en el casco urbano se registraron incidencias, relacionadas en este caso con la caída del muro de cierre de una vivienda en la avenida de Santiago y con las vallas de obras

Las intensas lluvias de la borrasca Ana acumularon casi 142 litros por metro cuadrado en la capital de Xallas

En Carballo, por su parte, un árbol obstaculizó la pista que va a Vilar de Francos. A la zona acudieron Protección Civil y los Bomberos, aunque estos últimos no tuvieron que actuar en vista de que a su llegada el árbol ya había sido retirado en su mayor parte por la agrupación de voluntarios. El viento también afectó al alumbrado navideño de la Vázquez de Parga.

Además, a primera hora de la tarde acudieron a la parroquia de Bértoa para desatascar una arqueta que desbordaba agua ya amenazaba con inundar el bajo de una vivienda.

La lluvia fue otra de las grandes protagonistas de la jornada. Según Meteogalicia, en Santa Comba se acumularon más de 142 litros por metro cuadrado y en Vimianzo hasta 74 litros por metro cuadrado. Como consecuencia, algunos regatos se desbordaron –el río Anllóns a su paso por el casco urbano estaba al límite de su capacidad– y se generaron bolsas de agua en varias carreteras y calles de la comarca.