A partir de este año todos los accesos al polígono industrial de Bértoa quedarán cerrados durante la noche. En breve se instalará una tercera barrera de control de casi 16 metros en la calle Cobre, que se unirá a las que ya existen en la rúa Bronce y en el acceso de la segunda fase que hay desde la rotonda de la autovía, con el objetivo de impedir la circulación nocturna de vehículos por el parque empresarial y evitar, en lo posible, robos en las naves, si bien es cierto que los incidentes en el polígono son escasos.

La instalación de esta tercera barrera de control está incluida en el proyecto de mejora de la zona verde del polígono industrial que el Concello de Carballo está licitando en la actualidad por casi 147.000 euros.

Plazas de aparcamiento

Pero además de mejorar la seguridad de la primera fase del parque empresarial, este proyecto dará respuesta a la falta de aparcamientos que sufren las instalaciones. En la calle Bronce se crearán 78 plazas de aparcamientos –cuatro para vehículos pesados y tres para personas con movilidad reducida–, llegando prácticamente al campo de fútbol municipal.
Éstas plazas se unirán a las que ya ha creado la propia comunidad de propietarios mediante la fórmula de comodato, es decir, negociando con los propietarios de las parcelas que no están construidas la cesión temporal de los terrenos a cambio de no pagar la cuota de la comunidad, para destinarlos a aparcamientos.

A principios de mes los directivos de la comunidad de propietarios informaron que hasta el momento se ha conseguido la cesión de tres parcelas: una de cuatro mil metros cuadrados y otras dos de mil metros cuadrados cada una.

La actuación se incluye en el proyecto de mejora de la zona verde del polígono de Bértoa, que está en licitación

Otra de las mejoras que incluye el proyecto elaborado por el ingeniero técnico industrial Andrés Queiro será el adecentamiento de la zona ajardinada. Básicamente en esta área se prevé disminuir el impacto visual que supone el guarda raíl, la carretera y el cerramiento de la subestación transformadora de energía colocando setos de entre uno y uno metro y medio de altura.

En las isletas de acceso a la subestación, para evitar en lo posible el impacto visual de la edificación, se recubrirán con áridos, piedras y plantas ornamentales. También se plantarán tujas de hasta dos metros de alto en la zona donde se abrió el nuevo vial y árboles autóctonos de similares características a los existentes como el arce común, bidueiro y el roble americano.

Adiós a la pista de juegos de llave

El proyecto de mejora de la zona verde del polígono de Bértoa también supone el desmantelamiento de la pista de juego de Llave. Debido a su falta de uso, la pista de eliminará y en su lugar de construirá una parrilla doble de similares características a la existente, así como cinco mesas con base de piedra natural y bancos con el objeto de crear un merendero.

La finalidad de dar ese uso es la demanda que existe en la zona de parrilla que dispone el área. También se mejorará el sendero actual, reparando las zonas deterioradas con zahorra artificial endurecida con cemento y ampliándolo con la ejecución de un nuevo sendero para que el recorrido sea circular.


La Diputación da vía libre a la partida para arreglar las calles del parque carballés

El pleno de la Diputación de A Coruña dará el viernes vía libre a la partida destinada a arreglar las calles del parque industrial carballés. La inversión ya se aprobó la pasada semana en la comisión de Plans Provinciais e Asistencia aos Concellos.

La actuación se pagará con fondos provinciales y municipales. En concreto, la administración provincial aportará el 80% del dinero necesario (131.834 euros), mientras que el Concello de Carballo abonará los restantes 32.958 euros. El proyecto consistirá en la reparación y posterior pavimentación de las calles Cobre, Bronce, Lousa, Titanio –en la que se construirán aceras en un tramo de 26 metros–, Ferro y Estaño, con una superficie de actuación de más de tres kilómetros y medio

Los firmes de estas calles están muy deteriorados debido a las obras de instalación de los servicios realizadas en la zona, a lo que se suma el desgaste ocasionado por el constante tráfico de vehículos pesados y del tiempo.