El alcalde Evencio Ferrero y los comerciantes de las calles Colón y Desiderio Varela se reunirán hoy para tratar sobre la ordenación de los céntricos viales tras las obras de humanización.

Será tras esta reunión solicitada por los propios comerciantes que el gobierno de Carballo tomará la decisión final sobre el tráfico en la Desiderio Varela, si bien hay algo que ya es definitivo: la calle no se abrirá completamente a la circulación de vehículos.

Varias posibilidades

Si bien la peatonalización de la calle Desiderio Varela tras las obras de reurbanización ya era un secreto a voces –desde el Concello lo han dejado caer de manera implícita–, el gobierno cree que primero hay que conocer la opinión de los comerciantes y hacerles saber directamente la posición de la administración local. Aunque su posición está clara, aseguran que se pueden barajar varias opciones siempre que no sea permitir el tráfico continuo. Una de las opciones podría ser abrir la calle Desiderio Varela durante algunas horas al día.

Lo único que está claro es que la calle Desiderio Varela no quedará abierta al tráfico de forma permanente como antes de las obras

Esta básicamente sería la misma fórmula que se implementó tras la primera fase de la reurbanización. En ese entonces (2010)se decidió que la Desiderio Varela fuera semipeatonal, quedando cerrada al tráfico a partir de las seis de la tarde y los domingos de feria, además de no permitirse aparcar. Durante cuatro años los comerciantes lucharon contra esta decisión solicitando que volviera a permitirse la circulación sin restricciones y que se dejara aparcar durante, por lo menos, 10 minutos. Consiguieron sus objetivos en 2014 cuando se abrió de nuevo al tráfico plenamente.

No obstante, la situación de entonces y la de ahora es muy distinta. En ese momento la calle Colón no era peatonal como lo es actualmente. A ello se añade un cambio en la situación política: la mayoría absoluta que tiene en hoy en día el BNG de Evencio Ferrero en la corporación.

Los acabados de la calle tras las obras hacen más plausible que la ordenación final sea como la de la Colón: peatonal y que solo se abra durante las horas que duran las ferias de jueves y domingo. “Los días de feria está claro que la calle tiene que abrirse al tráfico porque en caso contrario puede haber más problemas de movilidad”, opina el alcalde. Tal y como expresó en estas mismas páginas hace unas semanas para él “lo ideal sería que la calle quede peatonal” y esta es la postura de todo el gobierno carballés para el que volver a la situación anterior de las obras es una opción que no está sobre la mesa.

Posición contraria

Así se lo harán saber en la reunión de hoy a los comerciantes de ambas calles cuya percepción es completamente opuesta a la del Concello. Mientras que la posición de la municipalidad es seguir avanzando en la humanización del centro y dando más espacio a los peatones sobre los coches –limitando todo lo posible el tráfico rodado–, la posición que mantienen los comerciantes es justamente la contraria.

Los empresarios quieren que se abran al tráfico las calles Desiderio Varela y la Colón. Argumentan que limitar el tráfico rodado está desertizando el centro y que eso, inevitablemente, les afecta porque son menos los clientes que acceden a sus negocios. Son los mismos argumentos –válidos todos ellos– que han utilizado en las últimas dos décadas cada vez que se ha tenido que cerrar o cortar temporalmente la calle al tráfico por distintos motivos.


Más humanización podría financiarse con el superávit

Más obras de humanización de las calles podrían llegar con la incorporación de los 1,5 millones del superávit del 2016 al presupuesto de este año. El gobierno municipal está trabajando para aprobar esta incorporación en el pleno del día 31, aunque todo dependerá si están finalizados todos los proyectos en los que se invertirá el dinero. Por ahora el alcalde ha preferido no adelantar cuáles proyectos serán financiados con este millón y medio pero asegura que con este superávit y el que incorpore la Diputación y reparta entre los concellos habrá alguna obra de humanización. Algunas podrían ser en las calles Barcelona y Sol.