El presidente de la Diputación de A Coruña, Valentín González Formoso, se reunió con representantes de los ayuntamientos de Santiago, Ordes, Oroso, Tordoia y Cerceda para impulsar la reactivación del proyecto de construcción de la Vía Verde, un itinerario de senderismo y cicloturismo de 36,5 kilómetros sobre la antigua vía del ferrocarril que unirá Compostela y Cerceda.

Los alcaldes trasladaron a la Diputación los avances realizados para impulsar el proyecto, que surgió en 2008. En este sentido, los representantes municipales informaron que el pasado mes suscribieron un protocolo conjunto para la transformación de la antigua vía férrea “na primeira vía verde de Galicia en lonxitude” para lo cual solicitan a ADIF la cesión de los tramos afectados y muestran su disposición a asumir la gestión, promoción y mantenimiento de la infraestructura.

Aportará los 40.000 euros para la redacción del proyecto de la vía verde que hará la Federación de Ferrocarriles

A su vez el Concello de Santiago suscribió en abril un acuerdo marco de colaboración con la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, propietaria de la marca registrada “Vía Verde”, para la actualización y ampliación del proyecto de construcción de la Vía Verde, que ampliará su extensión de los 21,85 kilómetros del trazado original (Santiago-Ordes) a los 36,5 kilómetros tras la incorporación de Tordoia y Cerceda.

Con estos trámites, el presidente provincial, Valentín González Formoso, comprometió el apoyo económico de la Diputación para financiar los cerca de 40.000 euros que supondrá la redacción de este proyecto, dada la “importante repercusión turística e socioeconómica que terá para os cinco concellos a construción da Vía Verde”, que servirá además como “elemento de vertebración do territorio, facilitando a conexión entre os núcleos rurais polos que discorre”.

Proyecto

La Vía Verde Santiago-Cerceda supondrá además una alternativa segura para los ciclistas y senderistas, que evitarán circular por las márgenes de la carretera; así como para los peregrinos que transitan por la ruta jacobea Santiago-A Coruña-Fisterra, que podrán recorrer parte de la misma atravesando espacios de gran interés medioambiental, histórico y cultural.

El proyecto, que será financiado por la Diputación y elaborado por los técnicos de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, tendrá una longitud total de 36,5 kilómetros, de los que 13 corresponden a Santiago de Compostela, 7,19 a Oroso, 8,3 a Ordes, 2,48 a Tordoia y 5,5 a Cerceda. El trazado atraviesa siete túneles y tres viaductos y comprende siete estaciones: A Sionlla, Berdia, Oroso-Vilacid, Garga-Trasmonte, Ordes-Pontraga, la parada de Gorgullos-Tordoia y Queixas-Londoño. El plazo para la redacción del proyecto es de seis meses.