Con la nueva resolución del Tribunal Central de Recursos Contractuales en la que se desestima el recurso presentado por la Asociación de Hosteleros de A Coruña contra su exclusión por baja temeraria, el Concello de Carballo ya tiene vía libre para tomar una decisión sobre si mantendrá o no el proyecto de la Escuela de Hostelería municipal.

Al respecto, la concejala de Contratación, Milagros Lantes, explicó que Promoción Económica y Formación tendrán que valorar si finalmente saldrá o no el proyecto adelante y, lo que es más importante, cómo lo hará. No obstante, la concejala vinculó la decisión final a poder asegurar la “excelencia” del proyecto.

La concejala de Contratación opina que en caso contrario la Escuela de Hostelería carballesa competiría con los cursos que ya ofrece la Xunta

Para garantizar esto último en los pliegos del servicio de formación de la Escuela de Hostelería se incluyó como uno de los criterios de adjudicación que las licitadoras tuvieran en su haber premios como Estrellas Michelín o Soles Repsol, puntuando hasta con quince puntos en el primer caso y con diez el segundo. Sin embargo, este criterio fue precisamente el que echó abajo el pliego e impidió que el procedimiento –que ya había recibido las ofertas–, siguiera adelante por sentencia del propio tribunal.

En este sentido, cabe recordar que una de las empresas que se presentó a la licitación recurrió esta parte del pliego. Argumentó en el recurso que estos criterios vulneraban los principios de libre concurrencia, competencia, igualdad de trato y no discriminación, afirmando que tanto las Estrellas Michelín como los Soles Repsol son galardones que se refieren exclusivamente a méritos culinarios, mientras que el objeto del contrato es un servicio de formación.

El tribunal central dio la razón a la licitadora. En el dictamen se explica que estos premios “están directamente relacionados con las características y circunstancias de las empresas, y no están vinculados al objeto del contrato, por lo que no pueden ser tomados en consideración para valorar sus ofertas técnicas”, por lo que estimó el recurso de la empresa.

Posibilidades

Lantes recuerda que aunque el fallo del tribunal haya dado la razón a la recurrente, también señala el camino a seguir para incluir estos criterios en el pliego: que se refiera al equipo o personal que se encargará de la formación. Este criterio, explica la resolución, “sería admisible en cuanto que cualificaría al elemento personal de la oferta presentada”.

Esta puede ser una de las posibilidades para que el gobierno saque finalmente adelante la Escuela de Hostelería carballesa, después de sufrir un retraso de varios meses tras enfrentarse a varios obstáculos.

Lo que está claro para la concejala es que “si no hay posibilidad de hacerlo con excelencia, no vale la pena sacarlo”, porque “para hacer algo normal ya tenemos los cursos de la Xunta”, opina Lantes.

Por eso asegura que “si no puedes hacer algo diferente sería una tontería competir con otra Administración”. Será la próxima semana cuando se sentarán a valorar “si lo hacemos o no, y si lo hacemos, cómo se sacará de nuevo a contratación”, concluye.