La humanización de las calles ha revitalizado la oferta comercial del centro de Carballo. Aunque muy criticada al principio, sobre todo por la eliminación de plazas de aparcamiento, lo cierto es que las calles que han sido humanizadas por el Concello en los últimos años son las preferidas por los nuevos emprendedores para abrir sus locales comerciales. Para comprobarlo solo hace falta darse una vuelta andando por el centro carballés y prestar atención a los pocos bajos comerciales que están sin ocupar.

Así, en la calle Hórreo –primera rúa del centro en peatonalizarse hace ya casi trece años– solo hay un local desocupado, el que hace esquina con la Camiño Novo que después de albergar una inmobiliaria, la franquicia de una peluquería y una tienda de ropa ha quedado disponible recientemente. Es en esta calle donde está desde hace una década la única marca de Inditex en el municipio, Kiddy’s Class, a la que acompañan más establecimientos de moda, perfumerías, joyerías, tiendas de decoración, una de las administraciones de lotería y dos establecimientos hosteleros.

Son escasos los bajos que permanecen desocupados en las calles objeto de humanización

En la calle Coruña, después de su peatonalización, también se ha concentrado una buena parte de la oferta comercial del casco urbano y, de hecho, es una de las zonas más demandadas para la puesta en marcha de nuevos locales, tanto que en ella solo hay dos bajos disponibles para alquilar.

Establecimientos de toda la vida como O Mexillón han visto cambiar la calle no solo estéticamente, sino a nivel comercial, con una importante renovación de la oferta. Ahora allí se congregan un buen número de restaurantes, bares y cafeterías que han convertido a la calle Coruña en una particular zona de los vinos en cuyas terrazas es difícil conseguir una mesa libre durante el verano o incluso los domingos de feria –en los que no llueve– a la hora del vermú.

La rúa Coruña ha concentrado una importante oferta hostelera

Sin embargo, la calle que ha sufrido una mayor transformación desde su humanización es, sin duda, la Valle Inclán. En dos años ha pasado de ser una rúa gris y llena de vehículos, a una zona en la que las tiendas brillan ahora con luz propia, y por eso ha sido la escogida por muchos emprendedores para instalar sus negocios.

Buena parte de los comercios que ahora hay en esta calle son de nueva creación y casi todos son de artículos de moda –ropa femenina y de niños en la mayoría de los casos– que ofrecen una cuidada imagen en sus escaparates y son asiduos participantes en los concursos de escaparatismo local. Precisamente, mañana está prevista la apertura de una nueva tienda de moda: MioNono Store dedicada a la ropa y al calzado de chico, con lo que en la Valle Inclán solo quedan tres locales en alquiler.

En la Valle Inclán han abierto comercios de moda con una cuidada estética

Asimismo, en las calles Colón y Desiderio Varela también proliferan la apertura de nuevos negocios. En la rúa Colón hay solo un bajo sin ocupar tras la reciente inauguración de una frutería, mientras que en la parte humanizada de la Desiderio Varela se ocupó recientemente la antigua oficina de Bancaja por una inmobiliaria y ahora se alquilan solo dos bajos: donde estaban la sucursal de A Banca y el de la antigua tienda de moda Carmen Añón.

Precisamente, en el último estudio realizado por la Cámara de Comercio de A Coruña sobre la dinamización comercial en Carballo y su área de influencia se referían a los proyectos de peatonalización y humanización de las calles como actuaciones importantes que permitirían impulsar la actividad comercial en el municipio y parece que el tiempo y las opciones de los nuevos comerciantes, le están dando la razón.


 

Se dispara la ocupación de locales, pero también los precios

Si la humanización de las calles del centro ha disparado la ocupación de locales comerciales, también ha elevado considerablemente el precio de los alquileres en la zona.

En estas calles la media que se paga de alquiler es difícil que baje de los 1.300 euros al mes – aunque hay bajos que superan los 1.800 y los dos mil euros mensuales– que son, de lejos, los más costosos de todo el casco urbano.

En el entorno de la Plaza do Concello los alquileres rondan los 1.300 euros al mes

Los altos precios de arrendamiento de los locales eleva considerablemente los costes fijos a los que tienen que hacer frente los comerciantes, de ahí que la estabilidad de muchos de estos negocios se ponga en entredicho.

También hay casos en los que los comerciantes se ven obligados a cerrar sus negocios ya que los propietarios suben considerablemente los alquileres al saber que la renovación de la calle ha revalorizado sus inmuebles.

No obstante, los alquileres de bajos comerciales de Carballo ofrecen un amplio abanico de precios. Eso sí, mientras más cerca estén de la Praza do Concello los precios, como es lógico, suben. Por ejemplo, en la calle Gran Vía los alquileres varían entre los 1.200 y los 400 euros al mes, según el portal elidealista.com. Ya muchos más alejados del centro, los alquileres bajan considerablemente hasta, por ejemplo, los 270 euros al mes, aunque en este caso hay sus excepciones, sobre todo cuando se trata de locales destinados a la hostelería.