Tras cuatro meses de obras, a principios de diciembre (la próxima semana) se abrirá por completo al tráfico rodado la calle Martín Herrera de Carballo –por una parte de ella ya circulan los coches desde la Amigo Lera y la San Xoán hasta la calle Sol–, que ya goza de una cara totalmente renovada.

El grueso de la obra está finalizado. Los operarios de López Cao están trabajando en los últimos detalles a la altura de la ferretería Queijo, del Mexillón y en el atrio de la iglesia de San Xoán, donde, entre otras cosas, falta instalar los bancos de piedra, acondicionar la zona ajardinada, la pantalla vegetal en el muro del edificio de la Dulcería Vella, y plantar los dos olivos. Uno de estos nuevos árboles, –el más grande que se unirá a los dos cedros y al ginko biloba que sobrevivieron a las obras – se trasplantará al lado de la nueva escalera por la que se podrá acceder a los despachos parroquiales desde la Martín Herrera. El concejal de Obras e Servizos, Lois Lamas, espera que ambos ejemplares puedan ser trasladados la próxima semana para ser trasplantados y dar por finalizados los trabajos con todos sus detalles.

Solo se podrá circular por ella para acceder a la Praza de Galicia desde A Milagrosa y continuar por la Fomento o la Ponte

Ordenación del tráfico

Además del cambio estético – muy evidente desde hace ya un tiempo– y de la muy necesaria renovación de los servicios, esta última obra de humanización en el centro de Carballo supondrá un cambio de la ordenación del tráfico. Si ya en el mandato anterior, cuando se puso sobre la mesa el plan de obra de esta calle, se habló de que habría que darle solución a la intensidad del tráfico en una calle con un marcado carácter peatonal, ahora estos planes, finalmente, los ha confirmado el gobierno local.

Lamas indicó que una vez que se abra, la Martín Herrera tendrá un único sentido de circulación y será de entrada a Carballo. Es decir, solo se podrá circular por ella desde A Milagrosa, por la calle Sol –que también tendrá un sentido único– hasta la Praza de Galicia y, de ahí, hasta la Ponte o la Fomento. Básicamente, la ordenación que se dio a esta zona durante las obras.

Así, aquellos coches que desde la Vázquez de Parga quieran llegar hasta A Milagrosa o dirigirse a Santiago, deberán hacerlo siguiendo la Fomento y a través de las calles Río Anllóns, Río Miño, o desde el inicio de la Avenida da Milagrosa en su cruce con la avenida de Fisterra.
Lo que queda aún por concretar es cómo será la ordenación del tráfico para acceder a la calle Iglesia. Durante las obras, por lo menos hasta que éstas alcanzaron la altura de este vial, se podía acceder a la calle como siempre: subiendo por la Praza de Galicia. Una vez cerrada, solo se podía entrar a ella desde San Martiño.

“Aínda estamos a decidir como será a circulación no entorno da Praza de Galicia e na Iglexa”, comentó al respecto el concejal Lois Lamas, esperando que la decisión se tome antes de la próxima semana.


Las próximas obras de humanización siguen pendientes de adjudicación

Las próximas obras de humanización en el centro de Carballo que seguirán a la de la calle Martín Herrera serán las de las calles Ponte y Desiderio Varela. Ambas se financiarán con el Plan de Aforro ao Investimento y se mantienen pendientes de adjudicación. En ambos casos solo se han abierto los sobres A y B, es decir el de documentación general y las referencias técnicas. Según explicó la concejala de Contratación, Milagros Lantes, los técnicos están evaluando los proyectos técnicos y una vez que ya estén valorados, se abrirá el sobre C.