Dos edificios de viviendas resultaron afectados la mañana de ayer por la rotura de una tubería de la traída municipal de Malpica. La avería se produjo a la altura del número 56 de la calle Emilio González López –la calle principal del municipio– e inundó cuatro viviendas, bajos y varias plantas de garaje, según explicó ayer el regidor local, Eduardo Parga.

Los inmuebles afectados se encuentran en el paseo de la playa malpicán, justo por debajo del nivel de la calle Emilio González López. Al reventar la tubería, el agua, lógicamente, empezó a correr hacia abajo, entrando en cuatro de las viviendas del edificio Sisargas y en las siete plantas del garaje del edificio contiguo.

El Concello de Malpica pagará la vivienda y el hotel donde se alojarán los vecinos afectados por el siniestro

En algunas de los pisos afectados el agua llegó a alcanzar hasta un metro de altura, causando severos daños en toda la propiedad. Muebles, camas y sofás quedaron completamente anegados y el agua llegó a mover hasta una bombona de butano. Precisamente la vivienda más perjudicada está habitada por una anciana de 95 años que despertó a las siete de la mañana rodeada de agua. En vista de su nerviosismo, se solicitó la presencia de una ambulancia, aunque la vecina prefirió esperar por su hijo en el lugar.

Daños económicos

Según explicó Parga, dos de las viviendas afectadas están habitadas –una por la nonagenaria y otra por una mujer y su hija– y el resto de los inmuebles son para pasar la temporada.
Una vez que fueron avisados de la avería, sus propietarios se encontraron con los inmuebles anegados, el agua cayendo del techo y de la instalación eléctrica, mientras que corría por la escalera e inundaba el ascensor.

En los garajes el agua acumulada apenas alcanzó los 20 centímetros de altura. Por eso, más allá del lodo acumulado, no hubo muchos daños materiales que lamentar y ningún coche resultó afectado. El alcalde malpicán adelantó que de todos los daños ocasionados por el incidente se hará cargo el seguro de responsabilidad civil del Concello de Malpica, que ya dio parte del incidente a la compañía aseguradora.

Eduardo Parga espera que a lo largo de la jornada de hoy “o lo más pronto posible” los peritos del seguro acudan al municipio para evaluar los daños. Estima que el valor económico de los mismos será “muy alto” porque el agua “ha hecho un daño muy grande en las viviendas”, asegura.

Realojo

El alcalde malpicán también informó que realojará a la nonagenaria, a su hijo y a su nuera en una vivienda de alquiler que pagará el Concello, mientras se arreglan los desperfectos en su propiedad. Las otras dos vecinas afectadas por la inundación pasarán la noche en un hotel, cuyo coste también asumirá la municipalidad.

A mayores, el Ayuntamiento de Malpica contrató, tras el siniestro, los servicios de una empresa de construcción y otra de limpieza. La primera se encargó ayer de retirar el lodo acumulado en los garajes y de limpiarlos, y la segunda hizo lo propio, pero en las viviendas y la escalera comunitaria del edificio Sisargas, si bien los vecinos ya habían evacuado el agua.


Se desconocen las causas de la avería en la red

Eduardo Parga indicó que se desconocen las causas de la rotura de la tubería principal de abastecimiento de agua. “Lo que rompió fue una “T”, que se ha rajado precisamente donde hace una derivación de la red principal a uno de los edificios”, explicó el alcalde.

Relató que, según los vecinos, sobre las tres o cuatro de la madrugada escucharon una pequeña explosión –la de la tubería, que reventó la acera–, pero que no fue hasta las siete de la mañana que se dio aviso de la inundación al 112 que movilizó a la Policía Local, Protección Civil y el GES de Ponteceso. Parga explicó que no se trata de viejas tuberías de fibrocemento –las más propensas a las roturas– porque en la zona afectada los tubos son de plástico PVC, relativamente nuevos, así que no se explican a qué se debe la avería. Durante toda la mañana el suministro de agua estuvo cortado en la capital municipal, quedando restablecido a las dos de la tarde.