La zona de Rego da Balsa de Carballo seguirá con la transformación urbanística iniciada en 2009 con la creación del parque infantil y que continuó poco después con la construcción de la nueva biblioteca. El nuevo proyecto previsto por el Concello para este ámbito es la creación de una plaza y pista de skate que será un espacio que se unirá naturalmente al edificio de la biblioteca y pretende ser tan polivalente como el inmueble.

Esa, por lo menos, es la intención del arquitecto Óscar Pedrós a quien el Ayuntamiento también ha confiado el diseño de esta área pública que dará una nueva vida a Rego da Balsa, culminando así la transformación de un área que conoce muy bien porque, cabe recordar, Pedrós fue el diseñador de a biblioteca, un edificio que se ha convertido en una gran referencia dentro de su carrera.

Óscar Pedrós diseñó el nuevo espacio junto a la biblioteca de Rego da Balsa cuya obra está contratando el Concello de Carballo

La propuesta del arquitecto pasa por “concilian soluciones a necesidades de públicos diferentes pero todos consumidores del mismo equipamiento, y por tanto, del mismo espacio público. De este modo, se ofrece una alternativa al espacio más dinámico que es el parque del Rego da Balsa y se fomentan futuras actuaciones de vivienda en el espacio por el que el PXOM apuesta como crecimiento del casco urbano”, explica en la memoria del proyecto.

Espacio polivalente

El nuevo espacio público de Carballo tendrá cinco zonas, según el diseño de Pedrós. La primera será la más cercana a la biblioteca y está concebida como una continuación del patio central de la misma donde se pueden realizar algunas de las actividades programadas en las instalaciones, además de ser una zona de expansión de la zona infantil de la planta baja con pavimento de caucho y columpios.

Otra de las zonas sería un área que el arquitecto define como “estancia sol/ sombra”, para públicos de diversas edades que funcionaría como remate de la extensión del edificio. En las siguientes zonas conformarían la pista de skate, que será el área más centrada en la juventud y en el deporte.

El primer espacio será el más cercano a la biblioteca con un diseño trapezoidal pavimentado con hormigón pulido con el objetivo de ofrecer a los patinadores un lugar donde poder realizar slalom o baile. Habrá además una elevación que funcionará como barrera acústica y de protección entre el espacio más “estático” y la pista de skate propiamente dicha.

Pista de skate

La pista de skate se situará en la zona más al norte de la parcela de 2.143 metros cuadrados y “ofrece una alternativa al público adolescente y de mediana edad, como extensión de los espacios multimedia y de cómic existentes en el interior del edificio y que además
se orientan hacia esa fachada”.

La instalación deportiva tendrá los elementos habituales como rampas de varios tipos y raíles. La ejecución del proyecto costará casi 195.000 euros que se pagarán íntegramente con fondos municipales, y tardará cuatro meses en ejecutarse.