Los carballeses que quieran tener esta noche en su mesa cigalas o camarones para despedir el año tendrán que rascarse el bolsillo porque el precio de ambos mariscos frescos estaba ayer por las nubes en la plaza de abastos: 80 euros el kilo de cigala y 140 el de camarones.

Pese a los elevados precios, los placeros estaban satisfechos, manteniéndose el buen ritmo de ventas de la Navidad.

Además, aumentó de precio la vieira, que se dejó ver en mayor cantidad por la plaza ayer que en Nochebuena. Dependiendo del tamaño, cada pieza costaba entre 18 y 16 euros, frente a los 12 euros de hace una semana. También había ayer en la plaza bogavante, solo uno que ya estaba vendido al mediodía, a 65 euros el kilo.

A diferencia de las altas cotizaciones de las cigalas y los camarones y del mal estado del mar en los últimos días, el precio del resto del marisco para Nochevieja prácticamente no ha sufrido variaciones con respecto a los de Navidad.

Los centollos de Fisterra y Camariñas cotizaron nuevamente entre 35 y 40 euros el kilo y la almeja se mantuvo a 30 euros el kilo en la plaza, aunque en la lonja los pescaderos tuvieron que pagar hasta dos euros más por cada kilo del bivalvo.

El pescado, en tanto, varió de precio dependiendo del tipo. Por ejemplo, la lubina mantuvo los 25 euros el kilo de la pasada semana, pero pescados como la meiga llegaron hasta los 20 euros el kilo, mucho más caro que lo que suele venderse en la plaza.

Los que se acercaron al mercado ayer, además del pescado y la carne –las carnicerías no daban a basto– lo que más buscaban eran las uvas. En la frutería del mercado solo había blancas a 3,50 euros el kilo. Hoy habrá más variedad de uvas en el mercado, incluidas las sin pepita.

En varias de las fruterías del centro las uvas variaban de precio, entre 2,50 euros el kilo de blancas; 4,50 el kilo la morada y las más caras, sin pepita, a 5,50 euros el kilo