Supermercados Lidl abrió ayer las puertas de su nuevo establecimiento en la avenida de Bértoa de Carballo. La inauguración del nuevo edifico, mucho más grande y moderno que el antiguo inmueble que antes se levantaba en la misma parcela, generó mucha expectación entre los caballeses que acudieron en masa al establecimiento, llegando a congregarse hasta 300 personas en su interior en determinados momentos.

Los responsables del supermercado anunciaron con parlantes por el municipio la reapertura del local y promovieron las visitas al establecimiento con ofertas y regalando flores a los primeros clientes.

La inauguración del establecimiento generó mucha expectación entre los carballeses

Dos años de obras

El supermercado estuvo en obras durante casi dos años, aunque durante ese tiempo no dejó de funcionar ya que habilitaron la zona de compra en una carpa exterior.

La obra no estuvo exenta de problemas. En octubre de 2014 fue paralizada durante meses por no ajustarse a la normativa urbanística. En concreto, el nuevo edificio superaba el fondo máximo permitido de la parcela en las normas subsidiarias (de 30 metros), un asunto que quedaría resuelto con la entrada en vigor el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM).

Sin embargo, las demoras que tuvo la aprobación definitiva del planeamiento hizo que la empresa asegurara la legalización de la nave pidiendo una modificación de las normas subsidiarias que al final no fue necesaria ya que la aprobación del PXOM se concretó antes. Precisamente el visto bueno definitivo del Plan Xeral aceleró la finalización de la obra que se concentró en las últimas semanas en el acondicionamiento del aparcamiento y en la organización interna del supermercado.