Con un invierno poco lluvioso y la temporada de fuegos ya activa antes incluso de llegar al ecuador de la primavera, la Administración está trabajando en que las medidas de prevención de incendios forestales se tomen lo antes posible. La primera: que se realicen la limpieza de solares urbanos y rurales.

Carballo no escapa a esta dinámica. Prueba de ello es que ya en lo que va de año el Concello ha abierto una veintena de expedientes reclamando a los propietarios la limpieza de solares de su titularidad para que cumplan con la ordenanza de limpieza (en el caso de los solares urbanos) y la ley de prevención y defensa contra los incendios forestales que afecta a los terrenos ubicados en los núcleos rurales.

El pasado ejercicio se abrieron 84 expedientes de limpieza de solares en Carballo, y más de la mitad afectaron a los terrenos urbanos

Prevención de incendios

Contrariamente a lo sucedido en años pasados, los expedientes que afectan al rural carballés son mayoría en estos primeros cuatro meses, en los que se han realizado un total de trece requerimientos a los propietarios señalando la obligación de limpiar las parcelas para dar cumplimiento a la legislación vigente.

En el caso de los solares del rural, la normativa exige que haya una distancia de seguridad entre las plantaciones forestales y las viviendas, además de mantener un perímetro de seguridad libre de maleza también alrededor de las viviendas.

Estos expedientes incoados en lo que va de ejercicio alcanzan ya casi la mitad de los registrados en todo el año 2016, cuando se tramitaron 35 en el rural.

Con el inicio de la temporada seca lo más seguro es que estos requerimientos por parte de la municipalidad aumenten, aunque bien es cierto que cada vez son más los vecinos que voluntariamente limpian la maleza para evitar multas y sustos.

Casco urbano

En lo que respecta a los solares urbanos, entre enero y abril el Concello de Carballo ha iniciado cinco expedientes para requerir su limpieza, mientras que en todo 2016 se abrieron 49 expedientes.

En estos casos la municipalidad exige a los propietarios que las actuaciones se realicen para dar cumplimiento a la ordenanza municipal de limpieza, salubridad e higiene.

Más concretamente “que os propietarios dos terreos deberán mantelos limpos, libres de restos e residuos e nas debidas condicións de hixiene, salubridade, seguridade e ornato público. Es decir: limpios de maleza, de residuos, de animales peligrosos o de focos potencialmente infecciosos. En los solares urbanos la lucha es constante, en especial en algunos terrenos donde la proliferación de maleza que invade la acera es casi crónica.

Un ejemplo de ello es un terreno ubicado en el entorno de Rego da Balsa que incumple reiteradamente todos los aspectos de la normativa municipal: prolifera la maleza –aunque a principios de año se limpió con máquinas la zona que da al aparcamiento pero no la que tiene salida a la rúa Baixa–, está llena de residuos –neumáticos, basura y material de obra– y tiene varios metros de agua estancada, que es foco de mosquitos y demás animales. En estos casos, el Concello puede actuar de manera subsidiaria, pasando el coste de los trabajos al propietario y así lo hizo en tres ocasiones el pasado año.