A lo largo de 2017 los robos de vehículos en Carballo se redujeron a la mitad con respecto al año precedente. Según el balance de criminalidad publicado por el Ministerio del Interior, el pasado ejercicio se sustrajeron en el municipio 14 vehículos frente a los 28 coches robados un año antes.

Es un dato relevante en vista de que la capital de Bergantiños era en 2016 uno de los municipios más poblados de Galicia –dejando de lado las ciudades de A Coruña, Vigo, Santiago u Ourense– en los que más delitos de este tipo se cometían, por arriba incluso de Pontevedra o Ferrol. De hecho, la elevada tasa de automóviles robados hasta entonces ubicaban a Carballo –según la firma Estamos Seguros– como la población gallega en la que existía más  probabilidad de sufrir un robo de coche.

En el balance de criminalidad del Ministerio del Interior figura que se registraron un total de 14 robos de vehículos en Carballo el pasado ejercicio, frente a los 28 que hubo en 2016

En 2017 la tasa de robos de vehículos en Carballo se situó por debajo de la registrada en las siete ciudades gallegas e  incluso por debajo de la de Arteixo. Además, los automóviles robados en Carballo representan solo el 4% de todos los delitos de este tipo que hubo en la provincia,  mientras en 2016, el 6% de los coches robados a nivel provincial estaban en el municipio carballés.

Delito más común

Al igual que en el resto de Galicia, los hurtos que se producen aprovechando un descuido de la víctima, sin violencia ni coacción, son los delitos más comunes que se cometen en Carballo. Según las estadísticas de las fuerzas de Seguridad del Estado que recoge el Ministerio, en la capital bergantiñana se registraron entre enero y diciembre de 2017 un total de 211 hurtos, disminuyendo estos casi un 17% respecto a 2016.

Comparado con el resto de los municipios gallegos de más de 30.000 habitantes que recoge el informe, Carballo es el tercer ayuntamiento –después de las grandes ciudades– donde más hurtos se cometieron en 2017–más de cuatro por semana–, solo por detrás de Vilagarcía de Arousa, con 469 delitos, y Oleiros, donde hubo 244 hurtos. Por debajo de Carballo están Narón (176), Ames (138) y Arteixo (122).

Robos con fuerza

Disminuyeron también el pasado años los robos en establecimientos comerciales y de hostelería.  En todo el período se produjeron  quince robos con fuerza en locales, lo que supone una reducción de casi el 60 por ciento.

No obstante, en 2017 los delincuentes prefirieron las viviendas a los comercios y bares. De ello dan fe los 39 robos con fuerza en domicilios del municipio que se registraron hasta diciembre. A pesar de ello, también se registra una caída interanual de este tipo de delitos de más del 49 por ciento. Lo cierto es que a nivel general el número de delitos en Carballo disminuyó hasta un 11%, con 947 infracciones penales. Entre ellas se cuentan dos homicidios, once lesiones, nueve robos con violencia e intimidación y dos delitos de tráfico de drogas.