Los Servicios Sociales municipales siguen siendo una tabla de salvación para muchas familias en emergencia social de Carballo. Y es que el pasado año un total de 405 personas recibieron ayudas de emergencia del Concello, la mayor parte de ellas (241) destinadas a asegurar las necesidades alimenticias, es decir, vales de alimentos que utilizan para hacer la compra en el supermercado.

Pero las necesidades sociales que la municipalidad tiene que cubrir con ayudas a particulares son cada vez más variadas. Por ejemplo, según los datos facilitados por los Servicios Sociales carballeses, a lo largo de 2016 un total de 78 personas recibieron ayuda del Concello para poder obtener el título de secundaria, y otra veintena acudieron al departamento municipal para pedir ayuda para costear el pago del alquiler.

Estas subvenciones han servido para el pago de alimentos, alquiler, servicios básicos o pago de medicamentos

Asimismo, las dificultades económicas por las que siguen pasando numerosas familias del municipio, afectadas sobre todo por la falta de empleo, también les ha obligado a solicitar ayudas de emergencia social para arreglos dentales, prótesis, sepelios, pago de taxis, compra de medicamentos, y de bombonas de gas, realización de curso de monitor, pagos de alojamiento urgente e, incluso, para pagar servicios básicos como el agua (una ayuda que se dio hasta en doce ocasiones el pasado año) y, como no, para pagar la factura eléctrica.

En este último caso, los servicios municipales concedieron ayuda económica hasta en 26 ocasiones el pasado año –a las que se suman las 59 solicitudes del ticket eléctrico social de Galicia que los Servicios Sociales ayudaron a tramitar–. Precisamente el número de casos de la llamada “pobreza energética” que asiste el Concello ha ido a más año tras año de la misma manera que ha ido a más el dinero que el Concello de Carballo tiene que dedicar anualmente a las ayudas de emergencia social.

Para este año la partida prevista para este propósito es de 100.000 euros, casi el doble del dinero que se dedicaba a estas ayudas hace tres años, si bien han bajado en 20.000 euros respecto a lo asignado el pasado ejercicio.


Paralizado el contrato del servicio de ayuda en el hogar

El Concello de Carballo ha paralizado la licitación del contrato de ayuda en el hogar, debido a errores en el pliego que ha tenido que subsanar. El error detectado en el pliego de condiciones técnicas podría suponer que los usuarios del servicio deban asumir un copago en el caso de los servicios de fisioterapia, podología, asistencia psicológica o peluquería. El Concello ha subsanado el error especificando que cualquier de estos servicios no tendrá ningún coste adicional para los usuarios del servicio y que deberán ser asumidos en su totalidad por la empresa adjudicataria. El nuevo plazo de la licitación del contrato se abrirá cuando el anuncio sea publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea.