A finales de enero el vivero de empresas de Carballo que gestiona la Cámara de Comercio de A Coruña cumplió once años de funcionamiento. Desde ese entonces, más de medio centenar de emprendedores han pasado por sus instalaciones, según informó ayer la propia Cámara. Los dos últimos emprendedores que escogieron en el vivero de Carballo para poner a andar sus empresas se incorporaron recientemente.

Se trata de dos proyectos de nueva creación. Uno de ellos se dedica a la instalación de aislamientos térmicos e impermeabilizaciones en los edificios, con el objetivo de mejorar la eficiencia energética. La otra empresa se dedica al sector de la construcción y, entre ambas, han creado casi una decena de puestos de trabajo.

Precios asequibles

Ante lo costoso que puede resultar alquilar un local o una oficina en Carballo, no son pocos los emprendedores que eligen el vivero de empresas de Carballo para poner en marcha sus proyectos, por ser una de las opciones más baratas. Para una empresa de nueva creación, el alquiler de un espacio en el vivero puede costar entre 80 y 130 euros al mes; mientras que para los proyectos con más de dos años de antigüedad el alquiler va de los 155 a los 260 euros al mes. Por el contrario, alquilar un despacho en el centro de Carballo supondría un coste superior a los 500 euros mensuales.

Recientemente otros dos emprendedores se incorporaron al vivero de Carballo, con lo que las instalaciones tienen en la actualidad una ocupación del setenta por ciento

De hecho, el vivero de empresas fue un punto de apoyo importante para los emprendedores de la Costa da Morte que apostaron por el autoempleo en los peores años de la crisis económica. Prueba de ello es que en el año 2010 la ocupación de las instalaciones fue total.
Pero más allá de la reducción de gastos, el vivero también permite crear una sinergia entre las empresas que lo integran, que son de los más diversos sectores.

En la actualidad, con el 70% de ocupación, el vivero carballés acoge empresas dedicadas a la prevención de riesgos laborales, consultoría informática y protección de datos; prevención y vigilancia de la salud; calefacción, gas y fontanería; fotografía aérea y servicios con drones, catering y coctetelería; compraventa y reparación de maquinarias, instalaciones eléctricas o gestión de instalaciones de tercera edad e infantil. Todos estos beneficios que ofrece el vivero para la creación de nuevas empresas en Carballo ha llevado a la asociación de empresarios del polígono de Bértoa a plantear la posibilidad de hacer un proyecto semejante pero con naves.