“Aquí estamos, ya ves, liados”. Era la frase que más repetían ayer los pescaderos del mercado de Carballo. Y es que los placeros carballeses casi no dieron a basto para atender a todos los clientes que se acercaron ayer al mercado municipal para hacerse con los productos que servirán esta noche en la cena de Nochebuena. Como suele ser habitual en la víspera del 24 de diciembre, durante toda la mañana la plaza de abastos fue un continuo trajinar de clientes cargados de bolsas y de placeros reponiendo mercancía, entregando pedidos y despachando producto, siendo nuevamente el marisco en Carballo lo más demandado.

Los que más trabajo tuvieron fueron las pescaderías y las carnicerías y casi al mediodía era poco el pescado y marisco que quedaba, a pesar de los elevados precios. Los que prefirieron los centollos para la Nochebuena pagaron hasta 40 euros el kilo; un precio similar que el de años anteriores, aunque esta vez las piezas eran más pequeñas, de poco más de un kilo.

Los centollos cotizaron hasta en 40 euros el kilo y casi se agotaron ayer, al igual que otro tipo de marisco en Carballo

Algunos fueron más afortunados y las pagaron a un poco menos. “Si llevas las dos, te hago precio, porque son las últimas que quedan”, señalaba otra de las pescaderas de la plaza.

Muchos de los centollos que en estas fechas llegaron a las pescaderías de la plaza carballesa ya estaban vendidos y cajas de productos frescos partieron hace unos días para otras zonas de España, especialmente Madrid.

Percebes

También se vendió bien en los últimos días el percebe, pero más que todo por encargo. La mañana de ayer se podía ver al “marisco rey” solo en una de las pescaderías de la plaza, y eran apenas unos puñados. “Esto es lo que me quedó de todos los pedidos que me hicieron.

Está a 100 euros el kilo, pero en las lonjas estuvo hasta en 290 euros”, explicaba Rosa Mari Carabel, de la pescadería Antonio, un de las que más vende en la plaza. Las cigalas también fueron pocas (a 25 el kilo) y los santiaguiños, que se cotizaron a 40 euros el kilo, o las zamburiñas (18 euros el kilo).

En cambio, abundaban en la plaza las nécoras (a 20 euros el kilo), los mejillones, los berberechos y las almejas, estas últimas hasta en 30 euros el kilo, “de la buena, de Cambados”.

Algunos placeros, cuando bajó el trajinar de clientes, hasta se animaban a dar consejos para preparar los mariscos. “Para comer es mejor el berberecho que la almeja. La almeja solo sabe a salsa; esto en cambio–señalando una red de berberechos– sabe a berberecho”. Otro consejo que daban a una cliente fue no poner laurel al pescado porque “le quita el sabor”.

Entre los pescados, como siempre, los más demandados eran las lubinas y el rape (entre 25 y 30 euros el kilo en ambos casos), pero también se dejaron ver ayer por la plaza el abadejo, el sargo y el salmón. Para los que prefieren la carne, la de cordero fue ayer de las más demandadas.