El plan especial de Razo -Arnados cuya redacción está licitando en la actualidad el Concello de Carballo deberá incluir alternativas para eliminar el tráfico rodado por la carretera que bordea la costa “deixando únicamente o acceso restrinxido ao bordo costeiro, solucionando as circulacións peonís e rodadas”.

Es algo que establece el propio PXOM con respecto a la ordenación que deberá establecerse en este ámbito de 312.811 metros cuadrados del litoral carballés y que estará limitada por las restricciones autonómicas con el objetivo de preservar y proteger la costa lo máximo posible.

“De lo que se trata es de buscar soluciones para eso y para el resto de la organización que deberá tener la zona. Alternativas en positivo sobre lo que se puede hacer”, comentó el concejal de Obras e Servizos, Lois Lamas, quien ha sido el encargado de tratar de buscar alguna alternativa a la circulación por la costa desde que el desprendimiento de los taludes reabrió y profundizó las grietas en la zona de A Cabreira que hacen imposible volver a circular por la carretera.

Con esto el plan especial de Razo dará una solución a la carretera que desde hace cuatro años la carretera paralela al litoral está cortada al tráfico por el desprendimiento de los taludes

Una de las opciones planteadas era  desviar el tráfico unos metros al interior abriendo un nuevo vial. De hecho, se llegó a negociar con los propietarios de los terrenos afectados para ser adquiridos por el Concello, pero el precio que demandaban era demasiado alto para ser asumido por el gobierno municipal. Lamas incluso informó en su momento que la Oficina Técnica estaba preparando el expediente para solicitar la declaración de utilidad pública de los terrenos para su expropiación.

Esta podría ser una alternativa, o no. Todo dependerá de lo que propongan los técnicos que se encargarán de elaborar el documento según los criterios básicos establecidos en el PXOM.

Aparcamientos

Cualquier solución que se quiera dar al tráfico rodado en la zona deberá alejarse al menor cien metros de la primera línea costera. Así lo establece el Plan Xeral  no solo para la carretera sino para todas las dotaciones previstas en este ámbito del litoral local.

Todas ellas deberán estar entre los cien y los doscientos metros del mar, dejando la banda de servidumbre de protección de dominio público marítimo terrestre vacante de edificaciones permanentes. En este último caso se incluyen los aparcamientos, para los que se deberá buscar una nueva ubicación, además de realizar un estudio de la demanda de los aparcamiento de los arenales carballeses, con el objetivo de que las dotaciones propuestas tengan en cuenta esta previsión. Las equipaciones deportivas también deberán estar fuera de la zona de servidumbre de protección.

Mejora del paisaje

Todas estas medidas deberán establecerse para mejorar y proteger el paisaje costero, que es uno de los objetivos del Plan de Ordenación do Litoral (POL) a los que deberá ajustarse en plan especial de Razo- Arnados. En aras de cumplir estos objetivos, en el planeamiento deberán indicarse las acciones de recuperación ambiental y paisajística de las áreas degradadas y reubicar los equipamientos deportivos fuera del área de servidumbre.

Para realizar el planeamiento se deberá tener en cuenta que gran parte del ámbito de actuación está incluido en zonas de protección y conservación del ZEC Costa da Morte, por lo que está sujeto a limitaciones.

 


Tres meses para entregar el primer borrador

El proceso para redactar el plan especial de de Razo será largo (dos años como máximo), pero el Concello quiere que comience cuanto antes. En el pliego se establece que la empresa que resulte adjudicataria deberá entregar en un plazo de tres meses el primer borrador del plan y del documento inicial estratégico. Asimismo, los redactores tendrán cinco meses para entregar el documento para la aprobación inicial y estudio ambiental una vez que el Concello entregue el documento de alcance elaborado por la Consellería de Medio Ambiente.

Además, serán tres los meses con los que contará la empresa para contestar las alegaciones que se presenten y hacer las observaciones de los informes sectoriales y consultas. En la última fase del proceso, los redactores tendrán un mes para preparar el documento final en el que se incorporarán las determinaciones de la Declaración Ambiental Estratégica a partir del momento en el que el Concello entregue la declaración realizada por la Xunta.