El Punto Limpio de Carballo gestionó el pasado año 1.475 unidades de residuos que se consideran peligrosos pero que tienen un uso doméstico, lo que supone un aumento de un 11,5% más respecto al material del mismo tipo depositado en las instalaciones del polígono de Bértoa en 2015.

Concretamente, a lo largo de 2016 el Punto Limpio carballés del que se encarga Urbaser gestionó 62 unidades de aerosoles (la mitad con respecto a lo gestionado el pasado año); 184 cartuchos de tinta (un 9,5% más); 418 tubos fluorescentes (27,4% más que en 2015); 465 unidades de pinturas y barnices (lo que supone un aumento de más de un 72%) o los envases contaminantes, que fueron 346 unidades.

En el Punto Limpio de Carballo entraron el pasado año un 11,5% más de estos materiales que en el ejercicio 2015

Aunque de uso doméstico, todos estos materiales no se pueden dejar en los colectores de residuos que hay a lo largo del municipio, sino que se deben llevar directamente al Punto Limpio para que sea gestionado por los agentes autorizados.

Las pilas y las baterías también deben ir a colectores especiales y en este caso se recogieron más de 78,72 kilos de las primeras y 20 unidades de las segundas. Asimismo, los cristales (como espejos) también se deben depositar directamente en el servicio municipal que recogió el pasado año 2.357 kilos de este material.

Aumenta el reciclaje de aceite

En el Punto Limpio carballés se reciclaron el pasado año un total de 889 litros de aceite doméstico. Cabe recordar que este tipo de material también está considerado como peligroso por lo que no se puede depositar en los contenedores normales (solo en los naranjas distribuidos en varios edificios municipales) al igual que sucede con el aceite mineral, del que se depositaron 593 litros. Según reflejan los datos, en este sentido los carballeses son cada vez más conscientes de la necesidad de deshacerse del aceite doméstico de la manera adecuada y no tirarlo por los desagües.

Así, con respecto al año precedente, el reciclaje de aceite doméstico en Carballo subió casi un 37% (239 litros más), en tanto que el reciclaje de aceite mineral aumentó en 29 litros (5%).

Madera y escombros

Si se mide por peso, los residuos que más llegan al Punto Limpio carballés son la madera y los escombros. Solo en 2016 se gestionaron 18.560 kilos de madera –4.543 kilos más que en 2015 (32%)–, y 16.526 kilos de escombros, un 16,5% más que el año anterior (2.346 kilos).

También ascendió la cantidad de plástico duro gestionada, que pasó de 8.930 kilos en 2015 a 10.639 kilos un año después (19% más); y de chatarra 7.827 kilos, es decir 187 kilos a mayores.

Al respecto de los electrodomésticos, en el Punto Limpio de Carballo entraron el pasado ejercicio 968 unidades de neveras, congeladores (126), aparatos eléctricos (607) y televisores (235). Además, se recibieron 170 neumáticos, 328 unidades de voluminosos (muebles, sillas, puertas…) y 403 colchones.


La concienciación sigue siendo importante

La concienciación de los ciudadanos sobre la necesidad de llevar los residuos no urbanos al Punto Limpio sigue siendo importante. Prueba de ello es que sigue siendo frecuente ver depositados junto a los colectores del casco urbano residuos voluminosos como colchones, sofás (esta semana se dejaban ver por A Lagoa), o muebles varios. En las parroquias o en lugares apartados como el Monte Neme hasta hace poco era normal encontrarse con neveras o lavadoras abandonadas en vertederos ilegales. Para estos residuos especiales el Concello de Carballo tiene a disposición el Punto Limpio Móvil, un servicio de recogida gratuito.