Mientras algunas entidades de la provincia, como la Reserva da Biosfera Mariñas Coruñesas, manifiestan el interés de incorporar a Carballo, el municipio ha recibido el silencio como respuesta a su intención de formar parte del área metropolitana de A Coruña.

Han pasado más de tres meses ya desde que el alcalde carballés se reunió con su homólogo coruñés, Xulio Ferreiro, para expresar el interés de la capital de Bergantiños de formar parte activa de la construcción de este espacio, sin que hasta ahora se haya dado un sí o un no a la propuesta carballesa. Hasta ahora lo único que se conoce al respecto es que hay un sector de los municipios que forman parte del Consorcio das Mariñas que rechazan que el área metropolitana coruñesa llegue hasta Carballo, encabezados por el alcalde de Oleiros, Ángel García Seone.

Han pasado tres meses desde la reunión entre los regidores de Carballo y A Coruña en la que se habló sobre el área metropolitana

Del otro lado, alcaldes como el de Arteixo, Carlos Calvelo, han defendido en múltiples ocasiones que este ente supramunicipal no puede formarse de espaldas al territorio en el que estará el grueso del desarrollo industrial del área: el eje Arteixo-A Laracha-Carballo. Todo indica que será A Coruña la que tenga la última palabra, pero por ahora no ha tomado ninguna decisión respecto a Carballo, por lo menos que se conozca públicamente, aunque sigue buscando el compromiso de administraciones como la Xunta –esta semana Ferreiro se reunió con Feijóo– para hacerla posible.