La Policía Local y la Guardia Civil continúan con los controles de tráfico en los accesos a Carballo. Ayer se realizaron dos, uno de ellos en la carretera comarcal, a la altura de A Revolta, donde agentes de la Guardia Civil detenían a los vehículos que circulaban tanto en dirección Coristanco como en dirección Carballo. Los agentes del cuerpo armado informaban a los conductores sobre las restricciones al movimiento impuestas por el estado de alarma para evitar la propagación del coronavirus covid-19.

A su vez, la Policía Local montó a lo largo de la mañana un dispositivo en otro de los accesos a Carballo, concretamente en el polígono de Bértoa. En este dispositivo se cursó una de las primeras denuncias, contra un conductor que se dirigía al parque empresarial sin justificación y acompañado por otra personas. El conductor, de hecho, increpó al agente por este recordarle que no podía circular por el municipio sin justificación o motivo urgente.

Cabe recordar que dentro del decreto de estado de alarma se establece que la circulación de personas solo podrá ser de forma individual en todos los casos –incluido el desplazamiento en vehículos–, excepto cuando sea necesario acompañar a mayores, menores, personas con discapacidad o por causas justificadas. Además, el veto a circular no se limita solo a vías públicas, sino que se amplía a cualquier espacio de uso público, como las playas. Las multas por incumplir estas medidas pueden ascender a los mil euros.

En general, todos los ciudadanos deben mantenerse en sus casas y solo podrán salir a la calle y espacios públicos para la compra de alimentos, medicamentos u otros productos de primera necesidad, visitas al médico o a los hospitales, acudir al trabajo –llevando una autorización de la empresa–, retorno al lugar de residencia, para realizar el cuidado de mayores, menores, dependientes, personas con discapacidad o personas especialmente vulnerables, visitas a entidades financieras y de seguros o por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.