Desde que comenzó el estado de alarma a causa del coronavirus, desde Cáritas Interparroquial de Bergantiños han redoblado los esfuerzos para atender a los más vulnerables, que se han multiplicado en el último mes y medio. Según los datos facilitados por la propia entidad, en la actualidad se reparte alimentos a 700 personas, casi un centenar más que antes de que comenzara la crisis sanitaria. 

A partir del 13 de marzo y hasta la actualidad se han realizado 480 intervenciones variadas (informativas, seguimiento, de ayudas, etc.) mayoritariamente telemáticas, intervenciones que se siguen realizando también presencialmente en el despacho parroquial, gestionadas por el párroco José García Gondar.

Se han entregado a 250 familias paquetes de alimentos no perecederos, para un total de 700 personas beneficiarias. 

La primera entrega de alimentos se efectuó los días 30 y 31 de marzo. Fueron 190 paquetes de alimentos, los otros 60 paquetes restantes se han entregado gradualmente desde el 31 de marzo hasta la actualidad, con lo cual se refleja un considerable aumento de solicitudes de alimentos en un período muy corto de tiempo, del mismo modo que también se ha producido un incremento en cuanto al número de beneficiarios (97), pasando de 603  al inicio a  700, “datos que día a día se van engrosando lenta e ininterrumpidamente”, informa la entidad.

“Juntos superaremos esta crisis sanitaria. Y, juntos también, a través de la solidaridad, afrontaremos el reto de la crisis económica que tendremos que vivir. La brecha social que ya existe en nuestra sociedad, sin duda, se verá incrementada…  Pero no podemos permitir que nadie se quede atrás. Cáritas, a través de la imaginación de la caridad que nos está permitiendo estar cerca de los que no cuentan, estará y animará a nuestra Iglesia y a nuestra sociedad para que podamos ser la mano tendida y solidaria del herido al borde del camino”, señalan.