A lo largo de 2015 se registraron en las calles del núcleo urbano de Carballo 159 accidentes de tráfico en los que 58 personas resultaron heridas. Estas cifras suponen un aumento de la siniestralidad viaria en la capital de Bergantiños de casi un 17%, que asciende a un 18,3% en el caso de los heridos, según se desprende del balance anual de la Policía Local presentado la tarde de ayer en la Comisión Especial de Seguridade Cidadá.

El 30,1% de estos accidentes fueron causados por despistes al volante, mientras que el 22% sucedieron por no respetar las prioridades de paso y casi un 10,7% de los siniestros estuvieron motivados por conducir bajo los efectos de alcohol.

El balance anual de la Policía Local revela que el pasado año se registraron 159 accidentes viales

El informe revela que los puntos negros del tráfico carballés siguen siendo las calles con mayor densidad de tráfico: Gran Vía y Vázquez de Parga, con 15 y 21 siniestros en todo 2015, y otros tres en el cruce de ambos viales. En la Vázquez de Parga también se han concentrado buena parte de los accidentes de este año –cinco de los 24– y otros cuatro tuvieron lugar en la avenida de Bértoa y dos, en el cruce.

Alcoholemias positivas

Precisamente uno de los datos más preocupantes del informe es que hay un incremento de los personas que se ponen al volante después de ingerir bebidas alcohólicas. Así, el pasado año, 70 de las pruebas de alcoholemia realizadas dieron positivo –frente a las 63 de 2014–, 18 de las cuales se realizaron en accidentes de tráfico. En este sentido, cerca del 73% de los casos fueron remitidos a los juzgados por superar la tasa de 0,60 y 19 recibieron una multa administrativa.

Esta tendencia al alza puede que no se invierta este año en vista de que hasta febrero la Policía Local registró trece alcoholemias positivas en las que diez de los conductores irán a juicio, y dos han ocasionado accidentes de tráfico.

El único dato que bajó el pasado año fue el número de peatones heridos. En total fueron once los viandantes atropellados, muchos de ellos (siete) cuando cruzaban pasos de cebra. Entre los 58 heridos registrados en el casco urbano no hubo que lamentar ninguna víctima mortal, pero sí dos heridos graves y otros dos con pronóstico reservado.

A estos hay que añadir los 16 conductores, ocupantes y peatones heridos en accidentes de tráfico en el casco urbano en los primeros dos meses de 2016, todos leves. Sin embargo, entre estos no se cuentan los tres fallecidos en febrero en Rus (por atropello), A Ponte Rosende y Xoane por estar fuera del área de competencia de la policía municipal, por lo que figurarán en las estadísticas de la Guardia Civil.

Destaca la Policía carballesa en el informe que la prioridad de la labor preventiva se centró en las calles en las que más accidentes de tráfico se registraron en los años anteriores y que, a pesar del incremento de los accidentes “mellorou a fluidez do tráfico e a súa seguridade” en Carballo. Esto se debe a la puesta en marcha de medidas como la instalación de los aforadores de velocidad, la construcción de nuevas rotondas, los cambios de sentido de la circulación en algunas calles o puesta en práctica del sentido único en otras, la ampliación de las aceras o las mejoras en el alumbrado público.

Controles e infracciones

En 2015 se realizaron cinco controles y campañas de colaboración con la Dirección General de Tráfico arrojando un balance de 11.440 vehículos controlados y 159 denuncias tramitadas por incumplir el reglamento de circulación. En este año la Policía Local solo ha participado en una campaña de control, con un balance de 91 vehículos controlados y una denuncia.

Por otro lado, en el informe anual presentado ayer a la comisión destaca el número de infracciones tramitadas por la Policía Local, ya que aumentaron un 43% en comparación a 2014. En total se tramitaron 4.144 infracciones –frente a las 2.888 del ejercicio anterior– y de éstas, 273 supusieron la pérdida de puntos en el permiso de conducir (889 en total).

Asimismo, las infracciones tramitadas en febrero ascienden a 306. No obstante entre éstas no se cuentan ni las alcoholemias remitidas a los juzgados ni las tramitadas por la DGT.