Evencio Ferrero será alcalde el alcalde de Carballo por quinta vez. El veterano político nacionalista no solo revalidó ayer la mayoría absoluta en la corporación carballesa sino que la aumentó consiguiendo el duodécimo concejal para el BNG. “Son uns resultados históricos en número de votos. Temos máis do 50% dos votos en Carballo e despois de 16 anos conseguir reforzar a confianza dos veciños é algo extraordinario”, declaró anoche Ferrero a este medio tras conocerse el resultado del escrutinio, que debido a la coincidencia de las elecciones europeas fue más lento de lo habitual.

El Bloque consiguió sus doce concejales gracias a 8.203 votos, que representan el 51,6% del escrutinio total. Con respecto a las municipales de 2015, el apoyo electoral a la candidatura nacionalista subió un nueve por ciento, es decir, en 691 papeletas.

En vista de estos resultados, el nacionalista agradeció a “toda a candidatura; a toda a militancia; a todas as persoas que colaboraron hoxe connosco estando nas mesas, aguantando momentos máis tensos ou menos tensos”, mientras celebraba con toda la candidatura y los militantes en el restaurante Río Sil.

“Resultado extraordinario” del BNG

Hasta que el conteo de votos no llegó al 42%, el BNG se mantenía con solo diez concejales, pero a partir de allí no perdió los once escaños que le daban la mayoría absoluta. Al final, ya con más del 97% escrutado, fue que consiguieron el último concejal, arrebatándoselo al PP, que finalmente se queda con cuatro ediles en la corporación.

Por eso, Ferrero, que tras la finalización del mandato que está por empezar cumplirá 20 años como alcalde de Carballo, reconoció ante la militancia que “os primeiros minutos das oito en diante non os levei moi ben, pero é algo que sucede moitas veces”. Después, ya todo fueron buenas noticias para los del Bloque.

“Ver como ano tras ano, elección tras elección, unha candidatura como a do Bloque Nacionalista Galego, que temos moitas circunstancias adversas que temos que superar e seguimos superando, pois pasar como pasamos no 2003 de seis a nove, de nove a dez, de dez a once e agora de once a doce, creo que é extraordinario”, repitió el regidor ante el aplauso de los muchos frentistas que se dieron cita en el Río Sil para brindar con champaña el resultado histórico.

Ferrero manifestó, asimismo, que este ampliada mayoría absoluta la asume con la “mesma responsabilidade que temos sempre”. “Imos seguir traballando con fortaleza e respecto. Temos que seguir acertando no que acertamos e corrixir os erros que cometemos”, continuó.

A pesar de esta mayoría absoluta, el regidor dijo estar dispuestos a seguir tendiendo puentes con las otras agrupaciones con representación porque “sempre pensamos que Carballo ten que ser pensado entre todos. Aquelas cuestións presentadas por outros partidos ou entidades sociais que non colisións coa nosa estratexia serán escoitadas”, señaló.

Debacle del PP

La otra cara de las elecciones en Carballo es la del Partido Popular. La renovada candidatura liderada por Aurelio Núñez sufrió un nuevo descalabro electoral, aunque no tan grave como el de las pasadas municipales.

Los conservadores perdieron 338 votos con respecto a 2015, lo que supone una bajada de casi el nueve por ciento y un concejal menos para el PP, que se queda con cuatro en la corporación municipal. No obstante, la formación se mantiene como la primera fuerza de la oposición. Esta vez solo el 21,5% de lo que ayer participaron en el proceso electoral apoyaron a la alternativa conservadora (3.409), frente al 23,5% de los votantes que lo hicieron hace cuatro años.

Sube PSOE y baja TEGA

Si el BNG le arrebató un concejal al PP, lo mismo hizo el PSOE con Terra Galega. El Partido Socialista logró suma un concejal más a sus filas en el pleno –pasa a tener tres–, gracias a los 2.366 vecinos que apostaron por la alternativa socialista liderada por Mari Carmen Vila. Son 690 papaletas más que hace cuatro años para el PSOE de Carballo y un 14,9% del total de votantes.

El peor resultado fue, sin duda, para TEGA. El mensaje lanzado por los de José Bello Pallas, que encabezó por primera vez la candidatura centrista tras la escisión del partido del pasado año, caló en 745 vecinos menos que en las anteriores municipales, lo que lo deja con un concejal menos en el pleno. Ahora solo serán, en principio, él y Andrés Eirís.

En los comicios de ayer un total de 1.530 carballeses votaron por Terra Galega frente a los 2.275 que lo hicieron hace cuatro años, con lo que la agrupación baja cerca de un 33% el respaldo electoral. En esta ocasión solo lograron hacerse con el 9,6% de las papeletas depositadas en las 39 mesas electorales habilitadas en Carballo. Por último, Compromiso por Galicia se vuelve a quedar sin representación en la corporación en vista de que solo votaron por esta opción 181 personas, ocho menos que en las elecciones municipales de 2015.