En menos de un mes comenzará el verano y con él los campamentos de surf de Razo aunque, lógicamente, adaptados a la situación sanitaria actual. Con cada vez menos días para que se ponga en marcha la “nueva normalidad”, las escuelas de surf carballesa empezaron a organizar sus actividades para el verano dando por hecho de que solo se les permitirá un 50% del aforo, a pesar de que por el momento no hay ningún pronunciamiento o protocolo oficial sobre cómo deberán desarrollarse estos campamentos. 

En Art Surf Camp, cuyo aforo en condiciones normales alcanza las 90 plazas, este verano se reducirán a 45 y aseguran que se cumplirán “a rajatabla” todos los protocolos que las autoridades exijan. Según los borradores que manejan varias asociaciones “ya vemos por donde van a ir los tiros”, explica Pablo Rodríguez, uno de los directores de la escuela. “Vamos a mantener ese máximo de aforo del 50%; en todas las instalaciones habrá los medios de seguridad que nos manden; las actividades se harán al aire libre; seguiremos las distancias de seguridad, si nos piden que separemos las literas o que instalemos mamparas entre cada cama, lo haremos”, sostiene Rodríguez. 

Para los tres campamentos  de una semana que se celebrarán entre el 21 de junio y el 9 de julio más de la mitad de las plazas ya están reservadas.  

En Raz Surf Camp, en cambio, la incertidumbre sobre las medidas oficiales les ha llevado a retrasar el inicio de las actividades y la celebración de su 30 aniversario hasta el 4 de julio. “Este año tenemos que retrasar todo porque no hay decretos concretos que regulen cómo van a ser los campamentos”, señala su director general, Alejandro Vázquez. Recuerda que, por ahora, todas las medidas que se conocen están vinculadas a las fases de la desescalada, por lo que el 50% del aforo sobre el que se trabaja (que en este caso sería de 36 plazas) “tampoco es una medida oficial” 

Como la mayor parte de las reservas que tenían antes del confinamiento se mantienen y, en vista de la mejora de la situación, decidieron ponerse en marcha de nuevo pero matiza Vázquez que “hay mucha incertidumbre, muchas dudas y así se hace muy difícil planificar o hacer número, pero intentamos contribuir“. 

Al igual que otros campamentos de Carballo, están trabajando en los protocolos a medida que van teniendo noticias, pero Vázquez  espera que todo se aclare el lunes cuando está previsto que la Xunta se pronuncie sobre las condiciones en las que se desarrollarán los campamentos este año. Vázquez se muestra optimista de que, aunque con restricciones, este verano habrá surf en Razo.