Miguel Ferreiro (abogado, 1965), carballés “de Sísamo” –como siempre le gusta precisar–, colgará mañana las botas de la carrera política que inició hace casi seis años de la mano del entonces líder del PP de Carballo, Alberto Sueiro.

Si bien ya el jueves anunció su despedida, ayer el líder de la oposición carballesa explicó un poco más en detalle las razones que motivaron una decisión que venía cavilando desde hace ya un tiempo. Y es precisamente el tiempo, o la falta del mismo, lo que ha impulsado su renuncia al acta de concejal, a la portavocía y a la presidencia de la gestora carballesa, por lo que pide “perdón a los carballeses que me apoyaron por no terminar el mandato”.

El líder popular oficializará mañana en pleno su renuncia como concejal de la corporación, portavoz y presidente de la gestora

“La razón fundamental de mi marcha –explica– es precisamente Carballo. Porque Carballo ya no es una ciudad pequeña y necesita que el jefe de la oposición tenga dedicación plena a la política para fiscalizar adecuadamente la labor del gobierno”.

Indica que su trabajo como abogado absorbe prácticamente todas las horas del día “y eso impide que pueda llevar a cabo como a mí me gustaría las tareas que la portavocía del primer partido de la oposición exigen”. De allí que se haya optado por Aurelio Núñez –que ya fue concejal de la corporación aunque en este mandato aparcó la política municipal para dedicarse íntegramente a la autonómica– para ponerse al frente de la agrupación municipal, por lo menos dentro de la corporación, ya que será la dirección provincial del partido y los militantes los que decidirán quién quedará a cargo de la gestora. “Aurelio tiene esa plena dedicación a la política que le va a permitir hacer una gran labor como portavoz del Partido Popular”, señala, y agradece a Núñez Centano por acceder y asumir “ese duro y apasionante reto”.

En su despedida no faltaron los agradecimientos: a los militantes y colaboradores – “la verdadera fuerza del partido”–, a su familia –“que se llevarán una gran alegría por dejar la política”–; trabajadores y funcionarios del Concello “por su enorme profesionalidad” y a la dirección provincial del partido, personalizada en Carlos Negreira y Diego Calvo, por confiar en él y ponerlo al frente del partido en Carballo.

Asimismo, sobre sus compañeros de corporación destaca la cordialidad personal entre los distintos grupos: “Es labor del gobierno y de la oposición que al final, dentro de la crítica política que es necesaria para fiscalizar al gobierno, sepamos separar lo político de lo personal y tener una relación cordial”.

Al final, de su experiencia en primera línea política se queda con lo bueno ya que “también quiero que se me juzgue pensando en lo bueno” porque “todo lo que hice en política en estos seis años, aciertos y fallos, siempre lo hice pensando en lo que, honradamente, pensaba que era lo mejor para Carballo”.


Ferreiro con sus compañeros del grupo municipal / RAÚL LÓPEZ para Diario de Bergantiños

Sentida despedida de la agrupación municipal

Miguel Ferreiro se despidió acompañado por sus cuatro compañeros del grupo municipal del PP, que se emocionaron en el adiós de su portavoz que agradeció su trabajo, comprensión y “lealtad”. Y es que todos ellos empezaron como concejales con él. Por eso, Héctor García quiso “darle las gracias a Miguel por contar con nosotros y darnos la oportunidad de este enorme honor de ser concejal”, además de desearle éxito en su vida profesional y recordar que el hasta ahora portavoz no se despide del partido, solo se queda en la “retaguardia”.