El Concello de Carballo y la Diputación de A Coruña dedicarán entorno a 200.000 euros a reforzar la seguridad de los pasos peatonales del casco urbano. En el convenio de colaboración que firmarán ambas administraciones, la Diputación aportará en 80% del importe total de la actuación (que ronda los 160.000 euros), mientras que la otra parte se financiará con fondos municipales.

Según los datos aportados por el Concello, está previsto actuar en un total de 42 pasos de peatones de 18 calles en los que se han detectado diversas deficiencias (iluminación, señalización, elevada velocidad de los coches) que podrían poner en peligro la seguridad de los peatones y aumentar el riesgo de atropello.

Estos 42 pasos de peatones en los que el Ayuntamiento reforzará la seguridad están ubicados, según el proyecto redactado por la Oficina Técnica Municipal, en las calles Compostela, Vázquez de Parga, Luis Calvo, Daniel Castelao, Fomento, Gran Vía, Sol, Berdillo, Poniente, Fábrica, Perú, Ponte da Pedra, Vicente Risco, Río Anllóns y las avenidas de A Milagrosa, Fisterra, Malpica y Razo.

Cuatro tipos de medidas

En función de las características de cada paso de peatones se establecerán una serie de medidas de actuación. Así, algunos casos de peatones solo serán objeto de un tipo de actuación y en otros se aplicará más de una.

El proyecto establece cuatro medidas concretas. La primera será mejorar la iluminación y para eso se realizarán dos series de actuaciones, según sea el caso. En unos pasos peatonales se sustituirán las luminarias existentes por otras de mayor potencia y en otros se instalará un nuevo punto de luz que será un proyector concentrador de luz que iluminará el paso de peatones.

El segundo tipo de actuación previsto consiste en la mejora de la señalización horizontal, pintando, en algunos casos, los pasos con una pintura en dos colores, blanco y rojo, que se complementaría con captafaros reflectantes. El tercer grupo de medidas se centra en la señalización vertical y consiste en reforzarla con paneles luminosos que se encenderán cuando detecten la presencia del peatón. Además, se colocará una señal de límite de velocidad.

En esta actuación en los pasos peatonales se invertirán poco más de 200.000 euros, de los que el 80% los aportará la Diputación de A Coruña y el resto, el Concello

En cuanto a la reducción de la velocidad, se seguirá apostando por la ejecución de pasos de peatones elevados. Estas cuatro actuaciones se realizarán, por ejemplo, en el paso de cebra del inicio de la calle Compostela y también en el primer paso de peatones de la calle Luis Calvo.

Atropellos

El objetivo último de estas medidas es disminuir los atropellos de peatones que se producen, muchas veces, en los propios pasos de cebra. Por ejemplo, en lo que va de año han sido atropellados un total de seis viandantes en varios puntos de la capital municipal. Dos de ellos fueron arrollados por coches mientras cruzaban por los pasos de peatones de la calle Luis Calvo y una mujer también sufrió un atropello en un cruce de la calle Vázquez de Parga.

A estos tres incidentes se suma el de las dos personas arrolladas en la avenida de Fisterra que ocurrió el febrero y el más reciente, en abril, ocurrido en la avenida de Bértoa. No obstante, es una cifra que ha bajado en los últimos años: en 2012 los atropellos en pasos de cebra fueron 12 y en 2016, solo uno.