Carballo es uno de los primeros ayuntamientos de Galicia en regular en una ordenanza municipal el uso de los Vehículos de Movilidad Personal (VMP). Aunque por el momento es una rareza ver patinetes eléctricos, hoverboads o segways circulando por las calles de Carballo –su uso se centra en las grandes ciudades por ahora–, lo cierto es que esta nueva forma de movilidad personal está cada vez más de moda y una vez que llegue lo hará para quedarse, razón por la cual el Concello ha decidido incluir su regulación en la nueva ordenanza de tráfico que actualmente está en exposición pública.

Si bien a ojos de muchos son juguetes, estos vehículos pueden llegar a alcanzar una velocidad de entre 20 a 45 kilómetros por hora y , de hecho, están clasificados en la ordenanza carballesa según el nivel de peligrosidad de cada uno en base al daño que pueden llegar a provocar a una persona en un atropello.

Es precisamente a partir de estos niveles de peligrosidad que la ordenanza establece una serie de restricciones en la circulación con una condición general: la prohibición de circular por aceras o espacios reservados exclusivamente para peatones.

Circulación

A todos los tipos de VMP se les permitirá circular por la calzada de las calles residenciales de Carballo a una velocidad máxima de 20 kilómetros por hora y también por ciclocalles, carriles bici protegidos y pistas bici.

Los más pequeños – patinetes eléctricos, hoverboads o segways– podrán circular por las aceras señalizadas para bicis pero manteniendo la “precaución ante unha posible irrupción de peóns e, moi especialmente, de nenos e de persoas con discapacidade. Deberase manter unha velocidade moderada e respectar a prioridade de paso dos peóns nos cruces sinalizados”, según la ordenanza.

Por las calles de plataforma única solo podrán circular los VMP más grandes, respetando la velocidad máxima en estas vías (20 kilómetros por hora) y la prioridad de los peatones. Aquellos vehículos más grande –que pesen más de 300 kilos y alcancen hasta los 45 kilómetros por hora– tendrán permitido circular por la calzada de calles en las que la velocidad máxima de circulación sea de 30 kilómetros por hora –que en el caso de Carballo serán todas las vías urbanas– y por los carriles bici.

Además, se podrán usar los Vehículos de Movilidad Personal en los parques públicos, pero solo en aquellas zonas en las que esté permitida la circulación de bicicletas y nunca en las zonas ajardinadas. Si se trata de sendas compartidas con los peatones, la velocidad de circulación no podrá superar los diez kilómetros por hora.

Más restricciones a los VMP

En todos los casos, la ordenanza carballesa que está pendiente de aprobarse definitivamente establece que solo podrán usar los Vehículos de Movilidad Personal por las vías y espacios públicos del municipio los mayores de 16 años. Los más jóvenes solo podrán utilizar sus vehículos ”cando estes resulten axeitados á súa idade, altura e peso, fora das zonas de circulación, en espazos pechados ao tráfico, e acompañados e baixo a responsabilidade dos seus proxenitores ou titores”.

A su vez, la ordenanza prohíbe circular con auriculares o cascos conectados a reproductores y obliga a usar casco a todos los que circulen con patinetes eléctricos y segways. Al respecto de donde aparcar estos vehículos, la normativa municipal solo establece que los VMP de tipo C podrán estacionar en los aparcamientos.