El Concello de Carballo retrasará el cobro de impuestos y tasas municipales hasta que se levante el estado de alarma decretado por el coronavirus, enfermedad que hoy se saldó con la primera víctima mortal en la comarca, un hombre de 84 años ingresado en el Hospital de Cee.

La comisión de seguimiento del Covid-19 decidió que por ahora y hasta que pase el estado de alarma no se llevará a cabo el cobro de impuestos de circulación de vehículos, así como tampoco la tasa de recogida de basura a las viviendas y a los comercios, ni la tasa por los vados permanentes. Además, se paralizan todos los procedimientos ejecutivos de recaudación (presiones, embargos, etc…), y los plazos de los mismos.

Tampoco se emitirán nuevas liquidaciones tributarias durante el período de alarma, ni se girarán cargos bancarios de los contribuyentes que tengan concedidos aplazamientos o fraccionamientos de los tributos municipales. Asimismo, se han suspendido todos los plazos de pago de las liquidaciones emitidas y puestas al cobro antes del decreto de alarma. La duración del plazo del período de alarma se computará como período inhábil a todos los efectos tributarios, tanto de términos como de plazos.

Por otro lado, se suprime la atención presencial en las oficinas, pero continúa abierto la ventanilla electrónica, la atención al contribuyente por e-mail, y el funcionamiento telemático, en servicios mínimos, de los servicios tributarios.

La medida tomada por el gobierno municipal en el día de ayer también afecta a los abonados en las instalaciones deportivas. Según informó el Concello, no se girarán liquidaciones mensuales por los abonos por la utilización de las instalaciones deportivas municipales, al estar cerradas al público. Además, las personas usuarias no tendrán que pagar ni los abonos ni las cuotas de los cursos correspondientes a los días que dure el cierre de las instalaciones deportivas municipales por el estado de alarma.