La regularización de los alquileres vacacionales en Galicia y la obligación de inscribirse en el Registro de Empresas y Actividades Turísticas de Galicia (REAT) que está vigente desde hace más de un año ha sacado a la luz un elevado número de alojamientos turísticos en la Costa da Morte hasta ahora no contabilizados: el de las viviendas de uso turístico, que representan casi el 65% de los establecimientos que hay en el conjunto de la comarca.  

Son datos reveladores. Según las estadísticas del REAT que publica Turismo de Galicia –las últimas son de este mes–, en la comarca están registrados un total de 778 alojamientos entre albergues, hoteles, pensiones, establecimientos de turismo rural, campamentos de turismo, apartamentos turísticos, viviendas turísticas y viviendas de uso turístico, y estas últimas superan ya el medio millar, muy por arriba de cualquier otro tipo de alojamiento vacacional.

De hecho, las viviendas de uso turístico concentran prácticamente el 30% de las plazas de alojamiento que hay disponibles en la Costa da Morte (9.834), alcanzando hasta ahora las 2.916 en 16 ayuntamientos de la comarca. Más de medio millar de estas plazas (564, específicamente) están en Fisterra; otras 401, en Camariñas; 305, en Laxe; 293, en Muxía; 253, en Malpica y otras 223 están en Cabana. Los municipios que menos oferta de viviendas de uso turístico tienen son Santa Comba (solo un alojamiento con seis plazas); Zas, con tres establecimientos y 19 plazas de alojamiento y Coristanco, también con una única oferta de 14 plazas.

¿Qué son?

La Xunta considera viviendas de uso turístico aquellos alojamientos que se alquilan a terceras personas por una estancia inferior a los 30 días consecutivos “con la peculiaridad de que pueda ser ofertado por particulares en su propia vivienda”.  

Precisamente en esto se diferencian de las viviendas turísticas –“establecimientos unifamiliares aislados en los que se preste servicio de alojamiento turístico, con un número de plazas no superior a diez” con cocina incluida– y de los apartamentos turísticos  que son “los inmuebles integrados en bloques de pisos o en conjuntos de unidades alojativas tales como chalés, bungalows y aquellas otras edificaciones semejantes que estén destinados en su totalidad al alojamiento turístico, sin carácter de residencia permanente”.

Seis municipios de la zona concentran casi la mitad de las viviendas de uso turístico registrados en la Xunta correspondientes a la Costa da Morte

Las viviendas de uso turístico deben cumplir, además, otros requisitos como estar “amuebladas y equipadas en condiciones de inmediata disponibilidad y con las características establecidas por vía reglamentaria”. 

Comparado con las viviendas de uso turístico, estos otros tipos de alojamientos y las plazas de las que dispone en la Costa da Morte son más escasos. Concretamente, hasta este mes figuran en el registro de la Xunta 50 apartamentos turísticos con una oferta de 452 plazas en Cabana, Carballo, Cee, Corcubión, Fisterra, Muxía, Ponteceso y Vimianzo. Las viviendas turísticas son un poco menos (38), con apenas 190 plazas de alojamiento, aunque repartidas por más ayuntamientos  de la Costa da Morte. 

Oferta tradicional

Entre la oferta de alojamiento más tradicional, los pensiones son las mayoritarias en la comarca, sumando un total de 84 establecimientos con 1.360 plazas disponibles. Además, este tipo de alojamiento no falta en ninguno de los municipios, pero están especialmente presente en Muxía (15) y Fisterra (12).

Además, en el directorio de empresas y establecimientos turísticos de Galicia figuran 32 hoteles (1.279 plazas), en su mayor parte con la categoría de dos estrellas. En este caso, solo Carballo, Cee y Laxe disponen de hoteles con tres estrellas. 

También cada vez tienen más presencia los albergues, con 35 alojamientos (973 plazas), siendo cuatro “Xacobeos”. En su mayor parte los albergues que hay en la Costa da Morte están en Fisterra (14), Muxía (8) –que además tienen el único albergue considerado de primera categoría que hay en la zona– y Dumbría (6).

Completan la oferta de alojamientos los 27 establecimientos de turismo rural que concentran 335 plazas, y los ocho campings que están en Carballo, Cee, Malpica y Muxía con 2.329 plazas.