La tasa municipal que pagan los vecinos anualmente no llegan a cubrir el coste que genera a los ayuntamientos la gestión de la basura. Mientras que por la tasa del servicio de recogida de basura el conjunto de los ayuntamientos de la Costa da Morte recaudan en torno a los cuatro millones y medio de euros, el gasto que tienen que asumir para la recogida y el tratamiento de los residuos ascienden a cerca a siete millones de euros.

En la teoría, cada uno de los servicios que presta la administración debe financiarse completamente por la contribución que se les cobra a los vecinos por esta prestación. Sin embargo, para hacer esto posible en el caso de la gestión de la basura las tasas tendrían que ser bastante más altas que las actuales –y la decisión, evidentemente, impopular– por lo que los gobiernos locales optan por asumir el déficit o, simplemente, hacerse cargo íntegramente del coste sin cobrarlo a los vecinos, como es el caso de Dumbría, único concello de la zona que no cobra por la recogida de basura.

Mayor cobertura

Carballo es desde hace ya tres años el concello de la Costa da Morte en el que el déficit es menor: solo de un cinco por ciento. La recaudación de la tasa de recogida carballesa prevista para este año es de 1.460.000 euros, mientras que el gasto de gestión de los residuos es de 1.537.000 euros; es decir, el déficit es de 77.000 euros en el presente ejercicio.

La recaudación por la prestación del servicio asciende 4,5 millones y el gasto de la gestión de la basura ronda los siete millones de euros

En los últimos dos años Camariñas también ha disminuido el déficit del servicio, logrando una autofinanciación de la recogida y tratamiento de la basura de un 92,5%. En la actualidad los ingresos por la tasa municipal son de 285.000 euros, y el gasto por su prestación es de 307.8731 euros, lo que quiere decir que el déficit previsto en los presupuestos municipales para este año es de 22.873 euros.

En el caso de A Laracha, la recaudación municipal de 368.000 euros por la recogida de la basura permite hacer frente al 81,4% del dinero que cuesta a las arcas municipales los residuos urbanos. Así, el déficit que deben soportar las arcas larachesas es de 83.800 euros en un servicio público que le cuesta 451.800 euros este año..

Lejos de la autofinanciación

El ayuntamiento que presenta un mayor déficit en la cobertura del servicio de basura es Cee, con una diferencia de 369.421 euros entre lo que se recauda este año por la recogida de los residuos (259.853 euros), y lo que se gasta por prestar el servicio (629.274 euros). Así, el porcentaje de autofinanciación del servicio en el municipio ceense es del 41 por ciento.

En Vimianzo el servicio municipal es deficitario en 222.061 euros, ya que la tasa municipal apenas cubre el 44,5% del gasto anual que asume el Ayuntamiento. En Santa Comba y Cerceda el déficit alcanza poco más de 173.000 euros; en Muxía, 115.000 euros; 262.000 en Ponteceso y 201.000 euros en Zas (en los presupuestos de 2017); 103.000 euros en Malpica; 138.500 en Coristanco; en Cabana, 43.800 euros y 75.600 en Fisterra, en tanto que en Corcubión el déficit es del 44%, es decir, 47.300 euros.