El tema común ayer de los pescaderos de la plaza de abastos de Carballo era el viento del nordés y de cómo éste amenazaba con subir sustancialmente el precio de la sardina de cara a la víspera de San Xoán. Y no se equivocaron. Si ayer el precio de las sardinas oscilaba en el mercado carballés entre 3 y 6 euros el kilo, hoy las cuatro pescaderías abiertas vendían el kilo de sardina hasta en 15 euros.

“Hoy (por ayer) hubo menos sardinas en las lonjas porque hay viento de nordés y es difícil coger sardina. Mañana dicen que estará peor así que el precio subirá seguro”, comentaba Rosa Mari Carabel, de la Peixeria Antonio.

Buenas ventas

Ayer, día de feria, las ventas no fueron mal, aunque comenta Carabel que, a diferencia de otros años, los carballeses están esperando a hoy o mañana para comprar las sardinas para la noche de San Xoán. “Yo las compraría hoy y las guardaría en el congelador hasta el sábado, porque son dos días y no van a perder el sabor”, aconsejaba Rosa Mari.

En la plaza de abastos de Carballo las sardinas para el San Xoán cotizaron ayer entre los tres y seis euros el kilo y hoy dieron el salto hasta los 15 euros.

En la pescadería Abel a la una de la tarde ya no quedaba sardina y eso que la vendieron a seis euros a primera hora de la mañana y a cinco las última unidades. Advierten que por el viento seguramente hoy las sardinas estarán tres o cuatro euros más caras, además de descamadas. “Frescas están, pero por la marea, vienen casi sin escamas”, dice el responsable del puesto.

“Con el viento de nordés es complicado. Los que faenan en la ría, como en Vigo o Camariñas, aún pueden sacar algo, pero los que tienen que ir a mar adentro lo tienen más complicado”, comentaba Abel, añadiendo: “Si pusiésemos tener un precio estable sería lo mejor, pero es la ley de la oferta y la demanda”. Y es que la variación del precio afecta sobre todo a las personas que han encargado este manjar de la noche de San Xoán, que tendrán que pagarlo al precio que cotice en el día en que lo recojan.

En la pescadería Luisa vendieron ayer unos 50 kilos de sardina y las últimas que quedaban a mediodía en una pequeña bandeja estaban a 4,50 euros el kilo. Auguran que hoy el kilo podría alcanzar los 7 o 9 euros, y que mañana el precio será incluso mayor.  “Como haya pocos barcos las cajas van a estar carísimas” comenta una de las pescaderas que incluso teme que los precios lleguen a alcanzar los 15 euros el kilo de hace dos años.