El paro en la Costa da Morte bajó en abril por tercer mes consecutivo. Tres meses en los que el número de desempleados descendió en 692 personas cubriendo en buena medida los puestos de trabajo que se perdieron entre octubre y enero, meses en los que subió la desocupación de forma continuada.

A las 266 y 183 personas que salieron de las listas del Sepe en febrero y marzo, respectivamente, se unen ahora otras 243 que dejaron de ser demandantes de empleo en el mes de abril que cerró con otros 10.483 parados, alcanzando mejores datos que en noviembre del pasado año. Así, la caída intermensual del paro casi llega al dos por ciento, mientras que la interanual supera el ocho por ciento.

Las actividades relacionadas con los servicios son las que más ayudaron a disminuir el paro

Sin embargo, hay que matizar que no todas las personas que dejaron de figurar como demandantes de empleo en la Costa da Morte lo hicieron porque consiguieron un empleo o apostaron por emprender. Al menos así lo demuestran los datos de afiliaciones a la Seguridad Social publicados el martes por el INE, en los que se evidencia que las afiliaciones al régimen general, a los especiales de mar, agro y empleados del hogar, o al de autónomos solo aumentaron en el primer trimestre del año en 408 cotizantes con respecto a los datos con los que cerró 2015.

Sectores

Echando un vistazo a cada uno de los sectores productivos se constata un descenso generalizado del paro en todos ellos. Nuevamente las actividades relacionadas con los servicios son las que más ayudan a bajar las cifras de desempleo, algo que es habitual en los meses cercanos al verano.

En este caso, el sector servicios cerró abril con 103 parados menos, un descenso que en términos porcentuales casi alcanza los dos puntos, si bien el global de parados en esta área productiva sigue siendo el más alto del conjunto de las comarcas de Bergantiños, Fisterra, Soneira y los municipios de Cerceda y Santa Comba: 5.313.

La construcción sigue perdiendo demandantes de empleo, concretamente 75 el pasado mes, lo que se traduce en una bajada del paro del 3,4% hasta completar los 2.127 desocupados. En la industria el paro bajó en un 2,8% (58 personas), aunque a finales de abril todavía acumulaba 1.953 desocupados. En el sector agropesquero la caída del paro es apenas testimonial (3 personas) y entre las que no tuvieron empleo anterior bajó hasta los 689 parados (cuatro menos).


El descenso del paro es generalizado menos en Fisterra y Muxía

Fisterra y Muxía son las únicas excepciones de la tendencia a la baja general del paro en la comarca. En ambos municipios la desocupación creció con respecto al mes de marzo entre un 5,6 y cerca de un 3%, es decir 22 fisterráns y once vecinos de Muxía. Entre los municipios en los que sí bajó el paro está a la cabeza Carballo (68 parados menos), seguido de Dumbría con 46 demandantes de empleo menos que en marzo. A nivel comarcal, en Bergantiños la desocupación disminuyó un 2,3%, siendo la cuarta comarca coruñesa con mayor reducción de parados, mientras que en Fisterra la desocupación descendió 1,3% y en Soneria, un 2,4 por ciento.